• POR BERNT ENTSCHEV
  • Presidente y fundador de The Bernt

Es el momento de volver a hablar sobre este tema: home office. Nos acercamos al primer año de la pandemia del coronavirus. Durante este período, el mercado laboral experimentó cambios importantes y la fuerza de trabajo a distancia ganó terreno. A mediados del 2020, se señaló la reanudación de las actividades presenciales dentro de las organizaciones, sin embargo, la “nueva normalidad” requiere que se sigan numerosos protocolos.

Con este escenario, muchas empresas aún mantienen actividades, aquellas que son pasibles, de forma remota. Y si hace una búsqueda en la web verá la cantidad de organizaciones que han adoptado el modelo de forma permanente o que pretenden seguir así a lo largo de este año.

Una encuesta reciente realizada por InfoJobs, una empresa de tecnología para reclutamientos, señala que el número de vacantes en home office creció alrededor del 85% en las primeras semanas del 2021, en comparación con el mismo período del año pasado. Es decir, la tendencia se ha ido materializando y hay que estar preparado para, eventualmente, ocupar una vacante en este modelo o incluso permanecer así en la compañía en la que trabaja.

Si esta es la tendencia quiero actualizar y recordar algunos consejos sobre cómo realizar un buen trabajo remoto, con el objetivo de ser más productivo y mirar la casa como una extensión de la oficina.

Recordando

-Comience planificando la semana y el día de trabajo, buscando definir una rutina diaria de lo que debe hacerse.

-Prepararse para ir al trabajo. Evite usar pijamas, pantalones cortos o cualquier otra ropa que no sea de su día a día, o algo parecido con lo que usa.

-La rutina de higiene personal, barba, baño, pelo. Todo lo que usted hace, sígalo haciendo. Incluso, porque tal vez necesite hacer un video, hablar con los clientes a través de las aplicaciones y no puede mostrar una imagen de descuido. Si esto sucede, su trabajo puede también parecer descuidado.

-Planifique descansos a cada dos horas. Esto es importante para respirar, recuperar las energías y también la capacidad de concentración y creatividad.

-Comience su día de trabajo siempre con las tareas más complejas, ya que a medida que se desarrolla el día, su ritmo disminuirá y si deja atrás lo que ya es difícil, será aún más arduo al final del día.

-Cada casa es una casa, pero intente encontrar un espacio que sea cómodo para usted, donde haya poco ruido, buena luz y buenos muebles ergonómicamente hablando.

-Establezca horarios con toda la familia y concéntrese en lo que quiere producir.

-Al ingresar a las reuniones, si es en video, hágalo en video. Aparecer, esa es la idea. También evite hacer otras tareas y concéntrese en la explicación del colega.

-Cuidado con los grupos paralelos: evite interactuar con grupos que están fuera de la atribución del trabajo. Estos grupos roban la atención y, en consecuencia, su productividad.

-Recuerde también que la comunicación por aplicación puede parecer fría. Así que tenga cuidado con los términos que utiliza para formular sus argumentos. Pueden parecer indigeribles y traer ruidos a la relación.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar