Por Juan Carlos Zárate Lázaro

MBA

jzaratelazaro@gmail.com

Tratemos de ser puntuales por respeto a las personas.

Es dable reconocer que en un país como el nuestro los quince o más minutos de tolerancia parecerían ser la regla general y no la excepción.

Reuniones de trabajo, salidas o cualquier otro tipo de encuentro entre 2 personas plantean generalmente dicho plazo de espera, que sería muy positivo pueda ser superado de una vez por todas, pues si nos consideramos buenos profesionales tenemos que buscar alternativas para convertir en algo productivo ese “tiempo muerto”, ya que sabemos que entre el éxito financiero y la puntualidad existe una íntima correlación.

Se siguen dando casos en el mundo de los negocios de personas impuntuales, pero que paralelamente son exitosos económicamente. En donde su éxito está basamentado más bien en su talento innato y no tanto por los esfuerzos que pudiera realizar en su día a día.

Dentro de cualquier ámbito el tiempo es lo más valioso que tenemos, por lo que es recomendable cuidarlo y tratar en lo posible de relacionarnos con gente que respete para lo cual debe haber reciprocidad.

En diferente campos, muchas personas te hacen esperar o bien te interrumpen por minucias en pleno horario laboral; o lo que es peor, también están aquellos que buscan hacerte trabajar para ellos sin ningún tipo de beneficio.

En el ámbito financiero, la palabra es uno de los activos más valiosos que tenemos. El que lo tenga muestra su profesionalismo y respeto por el tiempo de los demás.

Las personas que son impuntuales parecerían ser deshonestas, no solo con el otro, sino también consigo mismo.

Es probable aunque parezca un chiste, que una persona impuntual pueda establecer objetivos financieros y a la vez cumplirlos, pero sin embargo existiría mayor probabilidad de que sus desvíos tiendan a ser mayores a aquellas que conocen y valoran el valor de la palabra.

En términos de negocios, el dinero que se pierde da la posibilidad de poder recuperarlo, pero no así el tiempo que es un bien intangible que no tiene retorno.

Una persona que es cuidadosa y respetuosa de su tiempo, establecer un vínculo comercial con él o ella te podría dar una pauta de que probablemente también cuidará el tuyo, porque tiene bien inserto dentro de su ADN el valor intangible del mismo.

Yendo al ámbito empresarial, la organización que no cumple con sus obligaciones financieras puntualmente en la fecha estipulada dejaría un mal precedente dentro de un mercado estrecho como el nuestro en donde casi todos nos conocemos.

En lo que concierne a nuestras finanzas personales es recomendable que seamos puntuales en la especificación de nuestras metas de ahorro como de gastos mensuales y anuales, que nos permitan cumplir con nuestras obligaciones contraídas con terceros en tiempo y forma.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar