Este lunes amanecimos con una nueva denuncia rimbombante por parte de los “propietarios de la verdad verdadera”.

Los imaginativos e inescrupulosos escribas de la señora Natalia, bah, los que quedaron luego de las interminables purgas masivas, han descubierto una supuesta conspiración para derrocar al “prócer de la paraguayidad, único líder de la ciudadanía honesta esteña, el primer reconstructor de Ciudad del Este y paladín de la justicia popular”, el intendente Miguel Prieto, sí, ese, el mamarracho descarado que compró “víveres de oro” de una autoservice amigo por 4.400 millones de guaraníes para auxiliar a los ciudadanos más pobres de su ciudad, afectados por la pandemia del covid-19, cuando los mismos se podían conseguir por la mitad de precio o menos, o que empastó una avenida con “pasto de oro” de G. 240.000 el metro cuadrado, cuando después de las denuncias tuvo que reconocer que se le fue un poco la mano y vía una, inédita e ilegal, adenda, lo pretendió bajar a 10.000 el metro cuadrado. O sea, un badulaque de marca mayor, que no solo no tiene documentación para defenderse de las acusaciones, sino que se dedica a tratar de desacreditar a todo aquel que lo acuse o le pida cuentas de su gestión.

Para Prietito, el que farrea en plena pandemia con amigotes y amigotas, todo aquel que lo critique o lo denuncie es “empleadito de Zacarías Irún”, y la prensa que lo persigue (y no la que hace la vista gorda y lo defiende como los sicarios de ña Natalia) además lo castiga por “cortar la publicidad de la intendencia” (sic), motivo más que falso porque sigue gastando fortunas en publicidad en los medios “amigos” que lo defienden de sus fechorías.

Así no tiene drama en meter en una misma bolsa a zacariistas, abdistas, patriaqueridistas o liberales, no importa, el que lo ataca es pagado por los Zacarías.

Para la limitada inteligencia de este “pillo y peajero” como diría Marito, la única defensa posible ante la denuncias públicas y documentadas de sus fechorías es el ataque a los denunciantes, cuando, si fuera medianamente inocente, debería esgrimir alguna documentación respaldatoria, la cual, a todas luces no existe.

Pero, es más sucio aún el actuar del grupo económico detrás del multimedios amarillo, quienes siendo, muy probablemente, de los mayores terratenientes de la zona de Ciudad del Este y Alto Paraná, defienden y cubren al impresentable intendente, inventando conspiraciones, que no son más que denuncias judiciales, documentadas e irrefutables de los manejos dolosos del patrimonio municipal y del dinero de los contribuyentes. Tal como cubrió por casi dos años a la, hoy destituida, presidenta de Petropar, por serle útil a los intereses de la distribuidora de combustible del grupo en cuestión, no solo soslayando las graves denuncias en su contra, sino que haciéndole publinotas y publicando supuestas irregularidades de los administradores que jamás pudieron siquiera probar mínimamente. Cuando ya fue insostenible, se subieron al caballo y la atacaron un poco, total ya le habían sacado el jugo, y era hora de poner a otro o al menos de empezar a apretarlo para que se “porte bien”.

Lo mismo pasará con Prieto, cuando sea insostenible, le soltarán la mano y que se vea solo, mientras estarán buscando otro impresentable que les sea útil para sus intereses comerciales confesables e inconfesables.

Allí solo importan los negocios y la plata, el resto es una mentira gigante, donde se usa la supuesta libertad de expresión para destruir a los rivales de negocios y asegurarse la mejor tajada, no importa cuales sean lo medios, ni si son legales o espurios, ni si le están sacando la comida de la boca a los más pobres de los pobres… total es amigo y complaciente.

Dejanos tu comentario