La aparición del Covid-19 ha transformado todo. Así es y así lo seguirá siendo. Nos desafía de diferentes formas, nos expone de múltiples maneras, en el extremo está la muerte, que azota a miles de personas en el mundo y después acontecen notables manifestaciones, desde el aislamiento hasta desgarradores testimonios de situaciones tristes, impensadas hasta hace pocos meses atrás. Son muchas las historias que, alrededor de lo que sucede, están cambiando nuestras vidas. Nada es igual a lo que vivíamos, ni lo volverá a ser.

Todo nos convoca a pensar y a tomar decisiones, como la de prevenir y voluntariamente aceptar que la cuarentena es una forma de evitar la propagación del coronavirus. Esa decisión de quedarse en casa es grandiosa, única, singular por las circunstancias que vivimos. Es el aporte necesario para lograr que la sociedad que nos cobija pueda superar tamaño desafío, no podemos permitir que se propague dicho flagelo.

Asumir el rol ciudadano implica valorar la vida del otro. La solidaridad se expresa a través del acto de quedarse en casa. La empatía se vive poniéndose en el lugar del otro, tratando de asimilar lo que siente, lo que le pasa; ahora existe una empatía colectiva, y la valoración del otro se ve en las calles vacías, expresando un estado de conciencia solidario, representado por el silencio que reina al salir a la vereda. Asomarse es asombrarse y pensar en lo que se está logrando entre todos. Esa es la palabra que se reitera en este escrito. Tiene su finalidad y su impacto. Es indispensable para que la victoria sea de todos. Todas comprometidas, todos involucrados. Todas unidas, todos unidos.

Nada será igual a lo que vivíamos, ¿acaso podría serlo?, será distinto. Y permitirá oportunidades para ir a ver a un ser querido, caminar por un parque, reunirse sin temores, estrechar una mano, dar un abrazo, viajar junto a otros y tantos pequeños instantes que le dan entusiasmo a la vida. Hay una lista grande de vivencias que podremos realizar, en ellas los verbos respirar, amar, entender, comprender, valorar, escuchar, apreciar, trabajar, estudiar, dialogar, pasear, aceptar, renunciar, empezar y todas las conjugaciones que quieran activar, serán bienvenidas. Podremos lograrlo, está en nosotros superar esta pandemia.