Cuando hablamos de octubre el país se vuelve rosa, todas y todos nos ponemos a tono porque si no utilizás algo rosa no estás en sintonía. Nos olvidamos de que octubre es un solo mes y que el año tiene 12 meses en los cuales probablemente la mayoría nos olvidamos del rosa.

El octubre rosa, sinónimo de lucha contra el cáncer de mama, que en los últimos años ocupa la primera causa de mortalidad por cáncer en la mujer, además de eso, prácticamente una mujer por día muere a raíz de esta enfermedad prevenible, que nos tiene que ocupar en salud pública.

Cuando hablamos de prevenible queremos decir que podemos evitar esta patología con ciertas estrategias que, en el caso del cáncer de mama, es enseñar desde temprana edad a las mujeres a conocer su cuerpo y a autoexaminarse. Esta simple estrategia permite detectar precozmente alteraciones a nivel de la mama y con la consulta en tiempo se salva miles de vidas.

Aquí vuelvo a recalcar la importancia de la educación y promoción de salud en todos los ámbitos, colegios, universidades, lugares de trabajo, deben dedicar no solo un mes sino hacerlo en forma continua, con información y comunicación sobre esta patología, debemos conseguir que todos los “meses del año sean rosa”.

Debemos instalar la necesidad rutinaria del autoexamen en la mujer, esto significa todos los días durante el baño palparse correctamente las mamas, si palpan bultos, si sienten dolor, si ven cambios en la coloración de la piel o cambios en el pezón deben consultar inmediatamente, no pasarlo como una simple inflamación. Enseñar que si hay antecedentes de cáncer de mama en la familia debemos tener mayor cuidado, además de otras situaciones que el médico o promotor de salud debe enseñar.

Seguimos viendo pacientes que acuden con estadios avanzados de cáncer de mama, esto significa que estamos fallando en la promoción. Si bien salud pública fortaleció la promoción de salud, no llega aún, una golondrina no hace primavera, se deben buscar alianzas. Por ejemplo, se debería trabajar con el Ministerio de Educación y Ciencias para realizar una “semana de la salud y la vida” con talleres de promoción de enfermedades no transmisibles, entre ellas el cáncer, en forma semestral.

Hubo avances con la instalación de mamógrafos en las cabeceras departamentales y la aplicación de la telemedicina; pregunto: ¿siguen funcionando? ¿Se instalaron nuevos en los lugares que hacían falta?

Leía la vez pasada que no iba ser tan rosa este mes para las mujeres con cáncer de mama por falta de medicamentos oncológicos. Vistámonos de rosa todo el año, hagamos una buena gestión en salud que las fotos vendrán después. En tus manos está tu vida, ¡¡autoexaminate!!