• Por Eduardo “Pipó” Dios
  • Columnista

Esta crisis, que continúa y que hizo, hace y, por lo visto, seguirá haciendo tambalear a este gobierno, parece que no le sirvió de advertencia a Marito, su cabeza (?) visible.

Uno pensó, no solo uno, varios, hasta algunos de sus senadores más cercanos lo decían, que el “estadista”, “piloto de tormentas” y demás adjetivos que le ponen sus adeptos y hasta él mismo, iba a hacer el giro de timón, de 180°, que, los que aún creen que debe seguir al frente del país, ven como urgente y vital. Pero no... ni 180, ni 90 ni 45 ni un grado... nácore.

Nombró a un científico en el Consejo de Itaipú, ¡súper!, ¡genial!, no paro de emocionarme, señor... pero, ¿y? Un consejero de Itaipú honesto y pensante es una gota de agua en un desierto donde abundan los escombros y bandidos. El “nuevo” director de Itaipú es un hombre del riñón del que se tuvo que ir por el escándalo. En la Ande acaba de nombrar al asesor de su propio jefe de Gabinete, de quien aún no se han despejado las dudas sobre su participación o no en el escándalo, bueno, LOS escándalos recientes, ya que está la renuncia vil, al acuerdo del 2007, por un lado, y por el otro, el contubernio para negociar kañyhápe la venta de energía a empresas privadas. El resto del equipo sigue igual. Nada.

Es que, en contra de todos los consejos, este señor simplemente cree que lo mejor es que se calme todo... “Ya va a pasar”, seguramente le dicen en su entorno, agarrados como garrapatas al poder y al zoquete. Y Él, dubitativo e inoperante, como ya ha demostrado que es, lo ve así también. Él cree lo que le gusta creer, él vive su mundo, donde Carla la Hurrera Chuchi le lleva 100 cañeros arreados, donde le juntan 1.000 zoqueteros frente a su balcón a lanzarle hurras, a decirle lo gran estadista que es... y él se convence y sigue en la misma.

El problema, para él y para todos los que tenemos que seguir sobreviviendo en un país que cada vez está peor, es que esto no “se va a calmar”, no va a pasar nomás, no es que el sábado va a ganar Cerro el clásico y nos vamos a ocupar de enviarnos memes y nos vamos a olvidar de todo. Simplemente, está alargando unos meses más, con suerte, la agonía de este gobierno, que nació mal parido y cuyo responsable (?) no tiene intenciones de corregir.