• Por Eduardo “Pipó” Dios

¡Ya salió Ulises! ¡Albricias! O sea, le dieron la libertad ambulatoria al “gran líder republicano esteño” luego de comerse una prisión preventiva por vínculos con el narcotráfico. Recordemos que este “Blas Garay paranaense” fue grabado usando sus influencias políticas y parlamentarias para liberar el dinero negro del famoso “Cucho”, detenido por acusaciones de narcotráfico y lavado de dinero. Y encima, parece que la platita liberada era para comprar merca.

Esta joya, joven promesa de la política nacional, usaba además una lujosa camioneta propiedad de “Cucho”, amigo de sus amigos, si los hay. Pero sigamos sumando, luego nos enteramos que “Cucho” fue aportante de la campaña de Marito, llevado por Ulises al propio quincho del entonces candidato presidencial. Y luego, para rubricar esta hermosa historia, “Cucho” se pasó mandando acusaciones directas e indirectas al respecto.

Pero supongamos que la libertad de Ulises se ajuste a derecho, lo que no se ajusta y da una mezcla de sorpresa y asco es el “permiso” totalmente irregular otorgado por sus colegas diputados para ir preso. Recordemos que el permiso es para otras cosas específicamente estipuladas y no justamente para ir a la cárcel.

Este personaje debería haber sido destituido, debería haber perdido su investidura sin dudar un minuto.

González Daher, Oviedo Matto y Dionisio Amarilla fueron linchados por sus colegas, rajados a patadas de la Cámara de Senadores por situaciones mucho menos comprometidas, pero a este “chancho del chiquero” del Gobierno y sus amiwis se le da “permiso” sin chistar.

Dejémonos de joder señores diputados. O le sacan la investidura a este personaje nefasto o déjense de hablar de que son honestos, justos e impolutos, y no solo los colorados, sino todos los próceres de los partidos de oposición (?) que se llenan la boca de lindas palabras, pero miran a otro lado para cubrir a sus aliados.