• Por Gabriela Teasdale
  • Socia del Club de Ejecutivos  

En estos últimos meses me he dedicado especialmente a la literatura infantil para llevar adelante la edición de un libro sobre valores para los niños, un proyecto que me llena de orgullo y a la vez representa un desafío por la posibilidad de seguir aportando herramientas para el desarrollo personal de nuestros pequeños.

Durante la gestación de esta iniciativa conocí más de cerca a algunos autores que me acompañaron durante mi infancia. Hoy quiero compartir con ustedes las principales enseñanzas de un cuento del autor uruguayo Horacio Quiroga llamado “La Tortuga Gigante”. Esta historia relata las peripecias de un hombre enfermo y hambriento que se encuentra con una tortuga gigante herida, pero en vez de matarla para comer su carne, decide curarla y ayudarla a sanar. Más adelante, la tortuga le devuelve el gesto salvándole la vida, demostrando así el valor del agradecimiento.

Hoy es 8 de diciembre y estamos celebrando una fecha muy significativa para todos los fieles católicos del Paraguay: la fiesta litúrgica de la Inmaculada Concepción de María, la madre de Cristo.

En nuestra mayor fiesta popular, son miles las personas que, desde todos los rincones del país, van hasta Caacupé para agradecer y venerar a la Virgen de los milagros.

Pregunté a varias personas cuál era el significado del 8 de diciembre en sus vidas y la mayoría me respondió que era un día para agradecer. Entonces, recordé no solo la historia de Quiroga sino mi trabajo de los últimos meses por el que también estoy sumamente agradecida porque me permitió dar y crecer como persona y profesional.

Hoy es un día para levantar la mirada y agradecer por la vida y por todo aquello que se nos fue dado, agradecer la posibilidad que tenemos todos los días de elegir creer, amar, esperar, confiar, entregar y dar… un poco de lo que Ella nos enseñó.

La palabra gracias encierra mucho poder, abre las puertas de nuestro corazón, manifiesta nuestro gozo cuando recibimos aquello que anhelamos y despierta las ganas de dar. Agradecer nos hace valorar y apreciar nuestra propia vida y todo lo que nos rodea. El agradecimiento nos conecta con el otro, nos hace compartir eso que tenemos. Nos hace ver de manera diferente, nos regala un abrazo, un apretón de manos, un momento a solas o juntos para simplemente experimentar esa maravillosa sensación de bienestar que se genera al decir gracias. La gratitud nos ayuda a conectarnos con algo más grande que nosotros mismos.

Que este día alimente en mayor medida la virtud de la gratitud y lo convierta en un hábito. Para que de esta manera tengamos la capacidad de multiplicar los talentos y las gracias recibidas. Que esta fecha nos obligue a reflexionar para que podamos distinguir lo que aún debemos mejorar de nosotros mismos. Que esta fecha nos una a todos los paraguayos trabajando juntos en todo aquello que debemos mejorar para lograr el bien común y potenciar lo bueno que tenemos como nación.

¡Hoy damos gracias!