Por Dr. Juan Carlos Zárate Lázaro

MBA

Las pymes constituyen en la actualidad el centro del sistema económico de nuestro país, aunque no aprovechado en su justa dimensión por diversos factores y que ahora más que nunca los debemos superar y hacer que las mismas realmente se constituyan en las principales fuentes generadoras de empleo, focus al cual deberá ir orientado uno de los mayores esfuerzos del próximo Gobierno dentro del área económica.

El enorme crecimiento de la influencia actual de estas empresas se debe a la masificación de la sociedad, a la necesidad de concentrar grandes capitales y enormes recursos técnicos para el adecuado funcionamiento de la producción y de los servicios.

La pequeña y mediana empresa se caracteriza por proporcionar mucha cantidad de mano de obra no solo aquí sino a nivel mundial. Un ejemplo claro de ello es Corea, siendo la política prioritaria de su gobierno la creación de más y más fuentes de trabajo, a tal punto que tienen un ministerio dedicado exclusivamente a las pymes.

Esta cifra se incrementa conforme se automatizan, las grandes empresas, con la correspondiente reducción de sus nóminas de pago (tan necesaria para una economía balanceada).

Las grandes empresas acaparan no menos del 60% de todas las actividades comerciales, y el 40% restante corresponde a las pymes.

Las pequeñas y medianas empresas han proporcionado históricamente una de las mejores alternativas para la independencia económica, podemos decir que este tipo de empresas ha sido una gran oportunidad mediante la cual los grupos en desventaja económica han podido iniciarse y consolidarse por méritos propios.

Ofrecen el campo experimental para generar, con frecuencia los nuevos productos, ideas, técnicas y formas de hacer las cosas.

- Importancia económica: Se formó no solo como fuente de abastecimiento de bienes para el consumo, también fue el activador de las fuerzas productivas.

Su importancia no solo puede medirse por el número de establecimientos, también por el capital invertido que representan, el valor de su producción, el valor agregado, las materias primas que consumen, la formación de capital fijo, los empleos que generan y la capacidad de compra que dan a la población trabajadora mediante los sueldos y salarios.

Necesitamos a nivel país que nos aboquemos a la formalización de más y más pymes, que traerá beneficios no solo para las mismas, sino también a todos los que trabajan en estas empresas.

- Importancia social: En cualquier país no importa su grado de industrialización, no solo es de carácter económico sino también de orden social.

Incorporan fuerza de trabajo al sector manufacturero, la que procede del agro, contribuyendo por una parte a incrementar a un rango social distinto al sector de los desocupados o semidesocupados debido a la capacidad de compra que les proporciona la industria, mediante sus salarios y por los bienes que adquieren con él.

Por el otro, contribuye a crear y capacitar la mano de obra por la estructura educacional, característica de los países en vías de desarrollo, no habría encontrado los elementos para la capacitación.

Contribuyen a elevar el nivel de ingresos de la población al crear un mecanismo redistributivo de la propiedad entre parientes y amigos que son quienes forjan una idea e inician una actividad económica/industrial en pequeña escala.

-La función de la pequeña y mediana industria en el desarrollo económico:

Existen 3 aspectos donde las Pymes cumplen una función definida dentro del desarrollo general del país:

a) Llenar huecos de producción: Existen un gran número de productos que tienen que elaborarse en pequeña escala, por ejemplo cuando el consumo a nivel país es reducido, En este caso tiene que produce irse poco y tal vez requiera una fábrica con maquinaria, procesos y organización específicamente adaptados al producto por fabricar. En estos casos la pequeña empresa se integra a la perfección con las grandes empresas pues en lugar de competir las complementa.

b) Crear y fortalecer una clase empresarial: Las pymes constituyen una escuela práctica (de gran valor a nivel nacional) para formar empresarios, administradores y técnicos, la pequeña escala de operaciones permite adquirir las disciplinas necesarias sin grandes quebrantos económicos.

c) Proporcionar mayor número de empleos: La generación de empleos para una población creciente es uno de los más grandes problemas del Estado. El incremento de la productividad en el campo y el cambio de estructuras en las actividades que son las características esenciales del proceso de desarrollo, estableciendo una fuerte presión demográfica sobre las áreas urbanas.