Se cumplen 20 años del lanzamiento del BMW Z8, un roadster icónico moderno que marcó profundamente a los amantes de los descapotables.

El BMW Z8 contaba con una carrocería de 4,4 metros de longitud que fue diseñada por Henrik Fisker y que continuaba con la tradición del legendario BMW 507 de 1956, creado por Albrecht von Goertz (1914-2006). “Si tuviera que diseñar el BMW 507 hoy en día, sería como el BMW Z8”, comentó von Goertz en el 2003.

Fiel a la fórmula de éxito de los roadster de la marca, el BMW Z8 lucía un capó muy largo, una posición de conducción cercana al eje posterior y una línea de cintura baja.

Bajo el nombre de BMW Z07, el mundo pudo conocer por primera vez al BMW Z8 en forma de vehículo concepto en el Salón de Tokio de 1997. Habría que esperar hasta el Salón de Frankfurt de 1999 para conocer su versión de producción. En el 2000 llegaría al mercado global. Se comercializó durante tres años y se construyeron 5.703 unidades. Todas ellas fabricadas a mano por expertos operarios en la planta de Múnich, en Alemania.

Lea también: Lanzan al mercado bicicletas urbanas eléctricas 100% paraguayas

El motor más potente del momento

Entre sus principales características, destacaba un chasis con numerosas piezas hechas de aluminio. El cuidadoso reparto de peso 50:50 entre el eje delantero y trasero, así como el uso del propulsor BMW M S62 proveniente del BMW M5 E39 y puesto a punto por BMW Motorsport le dieron al BMW Z8 un dinamismo extraordinario.

Se trataba de un bloque V8 atmosférico de 4,9 litros con 400 HP asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades. En aquel momento, este era el motor de serie más potente que tenía BMW en su portafolio y, por supuesto, el BMW Z8 no se merecía menos.

Toda esta potencia se enviaba al eje posterior y estaba gobernada por el Control Dinámico de Estabilidad (DSC) y por un diferencial autoblocante.

Este peculiar modelo podía alcanzar los 100 km/h en solo 4,7 segundos. Foto: Gentileza.

Además, el BMW Z8 fue el primer vehículo europeo que ofrecería de serie los neumáticos Run Flat sobre rines de 18 pulgadas y contaba con control de presión de neumáticos; una tecnología innovadora para aquel momento. Era capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 4,7 segundos y su velocidad máxima estaba limitada electrónicamente a 250 km/h.

Hoy en día, la esencia de los roadster de BMW sigue presente con el actual BMW Z4. Este descapotable biplaza ofrece las mismas proporciones en su diseño que estrenó el BMW 315/1 en 1934 y que continuaron clásicos icónicos como el BMW 328 roadster (1937), el BMW 507 (1956) o el BMW Z1 de la década de los ochenta.

Puede interesarle: Gobierno de Ecuador recibirá asistencia técnica paraguaya en proyectos de desarrollo agropecuario

Dejanos tu comentario

12H

Miguel Cuevas ¿debería ocupar nuevamente su banca en Diputados?

Click para votar