La historia de Jaguar ha vivido un punto de inflexión con la presentación del Jaguar I-PACE, el primer modelo de la marca británica impulsado al 100% por energía eléctrica. Carrocería SUV, tecnología de conducción autónoma, 400 CV y una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos.

Ha desarrollado los dos motores eléctricos que monta el I-PACE, uno en caja eje en posición transversal, lo cual le convierte en un coche con tracción a las cuatro ruedas.

Ambos se unen a una transmisión concéntrica que transmite la potencia a las ruedas.