Rodolfo Friedmann será ministro de Agricultura y Ganadería y dejará por tanto el Senado. Una movida que realiza el presidente de la República para favorecer las chances de unidad dentro del Partido Colorado.

Sin embargo, esta movida no obedece a que el ex gobernador de Guairá, cuestionado por los propios guaireños, sea el hombre indicado para dirigir una cartera tan importante y tan sensible como la de Agricultura y Ganadería, sino una movida política, que termina siendo un premio consuelo para Friedmann, que junto con su esposa, la ex modelo Marly Figueredo, es un aliado de primera hora del jefe de Estado, aunque sin contar con un importante liderazgo político.

Esto es lo que se deduce de acuerdo a las propias expresiones del ex gobernador a la emisora 730 AM. “No les voy a mentir, es una situación política no una exigencia, siempre dije que no iba a ser un elemento que impida la unidad colorada. Desde un principio participé del proceso en el MAG y se manejó en su momento que asuma ese cargo, tengo muchos conocimientos del sector”, dijo sin ahondar en esos conocimientos ni cuáles serían sus medidas al frente de la citada cartera.

Más allá de la coyuntura política, de la cual el presidente debe ocuparse sin dudas para poder sobrevivir como jefe del Ejecutivo, el mensaje de Mario Abdo Benítez con este premio consuelo es que no quiere desagradar a su aliado y a su no menos popular esposa.