Crece la preocupación por la salud de la canciller alemana, Angela Merkel. La gobernante germana volvió a tener temblores durante un acto oficial en Berlín.

La jefa del gobierno teutón aseguró, sin embargo, que se encontraba "muy bien" poco después de sufrir una nueva crisis de temblores durante un acto oficial, la tercera de este tipo en menos de un mes.

"Estoy muy bien, no hay que preocuparse", aseguró la dirigente, que cumplirá 65 años dentro de una semana, después de que su cuerpo temblara durante un acto en la cancillería junto al primer ministro finlandés Antti Rinne.

En dos ocasiones recientes Merkel sufrió temblores que ella mismo atribuyó a la falta de una buena hidratación, en días de intenso calor que vive Europa central desde hace varias semanas.

Merkel abandonará el poder en Alemania luego de 4 mandatos consecutivos al frente del país más poderoso de la Unión Europea.