El expresidente del Banco Central del Paraguay (BCP), Carlos Fernández Valdovinos compareció ante la comisión bicameral del Congreso que investiga las operaciones del empresario brasileño Dario Messer. Declaró que no estaba en su jurisdicción que le “suenen las alarmas de lavado de dinero”, pues es competencia de la Secretaría de Prevención de Lavado de Dinero o Bienes (Seprelad). Dijo que ni siquiera tuvo acceso al reporte de operaciones sospechosas (ROS).

La diputada liberal Celeste Amarilla fue quien interrogó a Fernández Valdovinos. Fue sobre una nota dirigida por Messer al BCP en la que supuestamente pedía permiso para abrir cuentas en Paraguay, tras presentar pruebas de su desvinculación de un proceso judicial en Brasil.

“Desconozco a Darío Messer y/o cualquiera de las empresas”, respondió en tono enfático el extitular del BCP.

Explicó a la parlamentaria que Messer había enviado una carta a la Superintendencia de Bancos, de la que él como presidente del BCP recién tomó conocimiento en mayo de este año, meses antes de entregar el cargo a su sucesor el economista José Cantero, en agosto, tras la asunción del nuevo gobierno.

La diputada insistió con su consulta a Fernandez Valdovinos: ¿Exactamente que pedía esa carta?, ¿Que el BCP diga que sí puede operar? La reiteración se dio pese a que él recurrentemente informó que no tuvo acceso a esa nota, pues fue dirigida a la Superintendencia de Bancos.

“Yo no tuve acceso a esa carta. Está en los archivos del BCP”, respondió Fernandez Valdovinos. El ex titular de la máxima entidad bancaria incluso fue indagado sobre sus antecedentes laborales, a lo que contestó que trabajó con el Fondo Monetario Internacional (FMI).