Tras un caldeado debate entre los diversos sectores, una mayoría de la Cámara de Senadores aprobó poner un freno al plan de emisión de bonos que tenía previsto el gobierno para el 2017. Según los propulsores de esta manera se pretende dar un tope al alto endeudamiento público.

El recorte es de US$ 209 millones, por lo que el monto permitido para nuevas deudas quedan en US$ 349 millones en bonos en total, mientras que el Poder Ejecutivo había solicitado la suma de US$ 558 millones para la emisión prevista para el próximo año. El Senado recortó la emisión de bonos lo que podría afectar a que el pago de deuda se haga con esta deuda.

Con 26 votos, La Cámara Alta aprobó el recorte mientras que 15 senadores votaron por la aprobación del Ejecutivo. A la par hubo 4 ausentes, en la reunión.

Se pretende disminuir el endeudamiento y que el dinero se utilice para obras de infraestructura, señalaron los proponentes.