"No tenemos porqué almorzar aquí, no corresponde, ningún senador necesita", señaló el presidente del Senado Robert Acevedo sobre la propuesta que ya ha sido decidida y será presentada ante el pleno de la Cámara Alta. Acorralados, por la presión ciudadana y el asedio de la prensa tras hacerse público el despilfarro en que se maneja el Presupuesto General de la Nación, los Senadores analizan eliminar el almuerzo que reciben.

Acevedo dijo que la propuesta estudiada es recortar el monto total de gastos en bocaditos, servicios de catering y gastos de festejos en G. 920 millones por lo que el presupuesto para estos rubros quedarían en G. 500 millones para el año que viene.

El titular del Senado dijo que el almuezo no corresponde, inluso "no participan más de 20 senadores, por lo que el haberse hecho pública la situación nos hizo pensar", para eliminar el gasto, dijo.

Acevedo aclaró que "no son solo bocaditos, sino que el gasto incluye el almuerzo de senadores, delegaciones, de servicios en general para las audiencias públicas, reuniones de la Bicameral, entre otros".