El canciller realizó una evaluación de la Reunión Ministerial del Cono Sur sobre Seguridad en las fronteras, celebrada en Brasilia, Brasil, e indicó que la seguridad es una responsabilidad compartida, por lo que se busca frenar en la región los delitos transnacionales.

Indicó que durante el encuentro del Cono Sur fue aprobado un comunicado conjunto entre todos los países participantes con el fin de combatir el flagelo de tráfico en las zonas fronterizas. "El objetivo principal no fue enfocado en un tema específico; fueron temas generales, como la lucha contra el crimen organizado transnacional y todo lo que implica, el tráfico de armas, de drogas, lavado de dinero y trata de personas", informó el canciller.

Igualmente, mencionó que fue discutida la necesidad de un plan de acción para el intercambio de informaciones con la finalidad de un control más efectivo en las zonas fronterizas. Agregó que se acordó comunicar a Brasil sobre el punto focal para llevar adelante este proyecto. "Esta lucha tiene que prevenir primero todo lo que implique que estos actos criminales socaven el estado de derecho, segundo la seguridad ciudadana y tercero promover a un sector mayoritario que son los jóvenes", dijo el ministro sobre los puntos incluidos en el acuerdo.