Un grupo de investigadores, técnicos y docentes conformaron un Colectivo por la Reforma Universitaria, ya que el proyecto del Congreso de recortar en un 50 % el presupuesto de la Universidad Nacional de Asunción, hace que el panorama sea bastante incierto con los salarios presupuestados solo hasta el mes de mayo.

El sector denunció que el pasado martes 1 de noviembre se cometió un hecho "gravísimo" en contra de los derechos laborales de los/as trabajadores y trabajadoras de la Universidad Nacional de Asunción (UNA). Precisamente al plantear el recorte en el rubro de RR.HH de pago de salarios propuesta por la senadora del Frente Guazú, Esperanza Martínez, que contó con la aprobación de comisión de presupuesto de la Bicameral.

Señalan que de aprobarse esta propuesta en el Congreso, la posibilidad de la ampliación presupuestaria, en junio, está condicionada a la realización y presentación de resultados de una auditoria cuya iniciativa está en manos del Rector. "Sin embargo, con la aprobación de esta medida de incautación de los salarios, se culpa a los trabajadores de la corrupción de las autoridades y se los castiga violando todos los principios jurídicos", alegan.

El colectivo lamenta que los dirigentes estudiantiles, docentes, egresados y padres que participaron de la audiencia no pública en fecha 21 de octubre no hayan alertado a la comunidad de la UNA y a la sociedad y hayan legitimado esta decisión. "Sostenemos que la UNA debe ser democratizada administrativa, académica, política, social y moralmente pero no son los trabajadores los que deben ser golpeados", indican en su comunicado.

"Todas las asambleas estudiantiles han rechazado los intentos de intervención por parte del CONES y ahora, el mismo Parlamento de las "secretarias y cuidadores de oro", nido de corrupción promueve una nueva intervención que constituye un verdadero ataque a los trabajadores. Además no tendrá ningún impacto en la lucha contra el despilfarro pues las auditorias son gestiones internas, pagadas por las autoridades de las facultades, y que además siempre se han hecho sin ningún resultado", resalta parte del comunicado.

Los investigadores y técnicos expresan que luchan para que los funcionarios, docentes y estudiantes ejerzan el control sobre el manejo del presupuesto de la UNA, porque son los que están en mejores condiciones para controlar y los más interesados en que cese el robo y la arbitrariedad.

Continúan diciendo que "los alumnos y docentes son los que saben todos los manejos prebendarios, son los que conocen a los planilleros, a los que tienen cargos sin concurso, son los que conocen los insumos de mala calidad y precios de oro que se compran en las facultades, son los que conocen los materiales de construcción de cuarta al precio de primera que se usan en las infraestructuras".

El grupo exige la conformación de comisiones de funcionarios, docentes y estudiantes para el control del presupuesto, concursos y ejecución presupuestaria de la UNA.