Hernán Rodrigo López tiene 38 años, los mismos que Juan Eduardo Samudio, con la diferencia que el paraguayo ya se retiró del fútbol profesional en 2012.

Otra diferencia existente entre estos dos letales delanteros, que fueron compañeros en el club Libertad, es la cantidad de goles que convirtieron en el fútbol paraguayo: El Mágico supera en dos al Rorro.

Samudio colgó los botines cuatro años después de haber ingresado en la historia del fútbol paraguayo al superar la marca de 107 goles que ostentaba otro inolvidable y letal delantero, Mauro Antonio Caballero.

Pero entre el 2008 y el 2012, en que el hoy gerente deportivo del Guma pasó más tiempo lesionado que jugando en Libertad, Barcelona de Ecuador y Luqueño para finalmente retirarse en Tuyucuá, su mágica definición solo le permitió marcar una docena de goles más.

Esos 119 inolvidables tantos, 114 de ellos convertidos con la casaca de Libertad y 5 con la de Guaraní, están a punto de ser superados. Rodrigo López volvió a lucirse con un doblete, así como en abril pasado frente a General Díaz, cuando dijo "no estoy en competencia de querer pasar a alguien", al recordársele que estaba cerca de la marca de Samudio.

Hoy, a tan poco de escribir su nombre en la historia del fútbol paraguayo, el delantero uruguayo tiene un nuevo discurso: "Ojalá pueda romper el récord", deseando sobre todo que tamaña conquista"sirva para lograr el campeonato" con Guaraní.

De momento, al Rorro le quedan seis partidos, seis oportunidades más para alcanzar y superar a su amigo Juan, que lejos de desear no ser superado, siempre recalca que "los récords están para ser superados".