El Tribunal de Sentencia declaró culpables a 11 personas en el caso Curuguaty, entre ellos fueron 4 las personas culpadas por homicidio doloso agravado, invasión de inmueble ajeno y asociación criminal. Rubén Villalba fue quien sufrió la pena más alta con 30 años de cárcel más 5 años de medidas de seguridad.

Ni bien la actuaria acabó de leer la primera parte de la sentencia, abogados de la defensa, familiares y referentes de organizaciones de DDHH comenzaron a gritar "Libertad a los presos". Se produjo un incidente en la sala y la lectura fue postergada por 10 minutos.

Luego continuó la lectura de la sentencia, pero en medio de incidentes dentro de la sala, tras la salida de los jueces del tribunal.

La pena para Rubén Villalba es de 30 años más cinco como medida de seguridad, por ser autor de homicidio doloso agravado. En tanto, para Luis Olmedo Paredes, la condena es de 20 años de prisión, por ser coautor de homicidio doloso agravado. A 18 años fueron condenados Arnaldo Quintana y Néstor Castro. La prisión domiciliaria de ambos fue revocada y se los derivó a Tacumbú.

Las mujeres Lucía Agüero, María Fany Olmedo y Dolores López fueron condenadas a 6 años de prisión por homicidio doloso en grado de complicidad, asociación criminal e invasión de inmueble ajeno. Fueron condenados a 4 años de pena carcelaria por los delitos de asociación criminal e invasión de inmueble ajeno Juan Carlos Tillería, Alcides Ramírez, Adalberto Castro y Felipe Benítez Balmori.

El tribunal

Antes del inicio de la lectura, Ramón Trinidad Zelaya, presidente del tribunal de sentencia, dio a conocer la postura de los miembros del cuerpo colegiado, donde se declaró la competencia para juzgar el proceso y lo sustenta en la ley vigente.

También señaló que el tribunal no recibió directivas ni presiones de ningún otro poder del Estado, tampoco de jueces, fiscales o cualquier otro estamento.

Uno de los abogados de la defensa pidió que la lectura sea traducida por partes al guaraní y se dio lugar.

El tibunal, según la tendencia, probó en juicio la conducta delictiva de los acusados en asociación criminal, invasión de inmueble ajeno, doloso consumado y en grado de tentativa.

Al darse incidentes, los cascos azules ingresaron a la sala de juicios orales y pese a eso no pudieron despejar a todas las personas del recinto.

El ambiente en las afueras siguió siendo tenso. Algunos de los autoconvocados dijeron que seguirán en vigilia en la explanada del Palacio para revertir la situación.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar