La Virgen María Ama de Casa o Nuestra Señora Ama de Casa es la nueva advocación de la Arquidiócesis Metropolitana de Asunción. Se habla de advocación cuando se le dedica un lugar religioso a un santo o a la Virgen, bajo cuya protección se encuentra.

La entronización de la Virgen fue hecha el pasado 5 de marzo, por el arzobispo emérito de la Arquidiócesis, monseñor Pastor Cuquejo, previa a la misa, de la que participaron miembros de la Asociación de Amas de Casas. Ellas llevaron la imagen en andas desde el Panteón de los Héroes hasta la Catedral Metropolitana.

La imagen de la Santa corrió por las redes como la Virgen paraguaya, ya que lleva en sus brazos al Niño Jesús y una bolsa que contiene chipa y frutas. Otra característica de esta representación es que viste ropas rústicas, con adornos de ñandutí y encaje; y a sus pies tiene un cántaro de barro.

En algunos sitios inclusive mencionaron que el Vaticano aprobó la advocación, por lo que el arzobispo metropolitano, monseñor Edmundo Valenzuela, explicó que la imagen está en la entrada de la Catedral Metropolitana y recordó que la veneración a la Santa tuvo origen en la Argentina, cuando al ahora papa Francisco, entonces cardenal Jorge Bergoglio, promovió la advocación.

"Eso llegó a Asunción y se está promoviendo", sostuvo al aclarar que si bien no sabe de la aprobación del Vaticano, sí tiene la autorización del Arzobispado Metropolitano de Asunción. La Arquidiócesis concedió un espacio en la entrada de la Catedral Metropolitana, "hasta que el crecimiento de la devoción y la piedad popular permitan su traslado a un futuro oratorio o capilla no definido actualmente", según un comunicado dado a conocer por la sede eclesial.