La deforestación en Paraguay aparece según los expertos como uno de los factores que agravan las consecuencias de las inundaciones, que desde diciembre han dejado unas 100.000 personas desplazadas de su hogares en Asunción.

La inundaciones fueron provocadas por las intensas lluvias registradas ese mes y que se atribuyen al fenómeno climático de El Niño, dijo a EFE Julián Báez, titular de la Dirección Nacional de Meteorología de Paraguay.

Sin embargo, el experto alertó de que la deforestación anula el importante papel que tienen los bosques para mitigar los efectos de esas lluvias, ya que absorben el agua de las precipitaciones y la filtran a la tierra.

"La pérdida de bosques está relacionada con una mayor velocidad en el aumento de los niveles de los ríos. En Paraguay, las lluvias intensas en el norte del país, en las nacientes del río Paraguay y sus afluentes, han provocado una crecida muy rápida", afirmó Báez.

Además, los bosques consiguen que el agua de lluvia quede almacenada en acuíferos subterráneos, que sirven de grandes depósitos de agua en épocas de sequía, explicó Federico Monte Domecq, biólogo especializado en manejo de recursos hídricos y miembro de la organización ambientalista WWF.

Monte añadió que otro factor que contribuye a agravar las inundaciones es la pérdida de humedales en las cuencas bajas de los ríos, algunos de los cuales "se están desecando para ejecutar obras de infraestructura".

Citó el ejemplo del Pantanal, un ecosistema fronterizo entre Paraguay, Brasil y Bolivia, en la zona del Chaco húmedo, y considerado el mayor humedal del mundo, que libera periódicamente agua hacia el río Paraguay.

Si este ecosistema se altera o se intenta drenar, el agua que hasta ahora sale de forma paulatina del Pantanal inundará otras áreas río abajo, advirtió el biólogo.

Agregó que muchas ciudades de Paraguay, como Asunción, Pilar o Alberdi, están construidas sobre las planicies de inundación de este río, las zonas del curso de agua que son susceptibles de inundarse con cada crecida, por lo que se trata de áreas muy vulnerables.

Paraguay pierde cada año unas 325.000 hectáreas de masa forestal según la Agencia de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO); organizaciones locales como Base Investigaciones Sociales (Base IS) y Gente, Ambiente y Territorio (GAT) estiman esta tasa en unas 27 hectáreas deforestadas cada hora.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar