Barcelona, España | AFP |

En verano el bosque de su pueblo quedó arrasado por un violento incendio en el noreste de España. Ahora, el artista y bombero Marc Sellarés convirtió esa tierra abrasada en un "cementerio de árboles" con casi 200 cruces negras.

Durante tres semanas recogió las ramas de los pinos quemados y las clavó a los troncos que todavía se mantenían en pie en el bosque de Sant Salvador de Guardiola, pequeño pueblo rural en el centro de la región de Cataluña.

Marc Sellarés en plena labor. Foto: http://sellares.blogspot.com/
Marc Sellarés en plena labor. Foto: http://sellares.blogspot.com/

El resultado es un vasto cementerio de cruces que recuerda, según explicó el mismo artista a la AFP, "a las imágenes de los campos de cruces de Normandia por el desembarco de la Segunda Guerra Mundial".

Sellarés, que combina su trayectoria artística con la profesión de bombero en Barcelona, trabajó como voluntario en la extinción de este fuego que en julio arrasó casi 1.300 hectáreas de vegetación y forzó la evacuación de 800 personas.

"Es el bosque donde iba de pequeño a buscar setas y jugar. Quería expresar el sentimiento de duelo, de una relación rota, como si fuera la muerte de un familiar", explicó.

El artista confía en que las cruces se mantengan allí clavadas durante varios años, antes de que el tiempo y las condiciones meteorológicas las deterioren.

Además, quiere repetir la experiencia y crear nuevos cementerios de árboles en otras zonas abrasadas por incendios tanto en España como en el extranjero.