El Superfast sigue siendo rigurosamente de propulsión trasera, con una transmisión de doble embrague con siete velocidades.
El departamento técnico se completa con admisión y distribución variable, inyección directa a 350 bares, aerodinámica activa y dirección en el eje posterior. Todo esto se confabula para un 0 a 100 km/h en 2.9 segundos y una velocidad tope de más de 340 km/h.

Ferrari-812-Superf-2
El Ferrari 812 Superfast no sólo es el auto atmosférico más potente que ha desarrollado la firma de Maranello, es el último V12 –contando futuros derivados- sin inducción forzada que se ofrecerá, pues como en sus hermanos menores, el 488 GTB y el California T, la familia de vehículos con motor de doce cilindros central-delantero eventualmente echará mano de la sobrealimentación.

ferrari-812-superfast_2
Pero mientras eso ocurre, el 812 Superfast es un regalo de Ferrari para sí misma por sus 70 años de trayectoria, desde aquellos tiempos en que don Enzo dejara los guantes de piloto para dedicarse al desarrollo de motores.