La actriz argentina regresó al país para grabar Leal, la película producida por Hei Films en coproducción con su par argentina Arco Libre. Esta vez, vino acompañada de otra actriz del filme; una muy especial en su vida: su hija Fini.

Por: Micaela Cattáneo
micaela.cattaneo@gruponacion.com.py
Fotos: Aníbal Gauto

Ese día, el de la entrevista, el cielo regalaba uno de los mejores atardeceres del año. Desde la terraza del Hotel Aloft, Andrea elegía el rincón que más se acercaba a aquel paisaje cálido; ya que el viento -a tantos metros de altura- hacía de las suyas. Fini, como es conocida su hija Josefina, encontró el espacio oportuno para admirar ese retrato de colores naranjas; el mismo que le acompañaría al momento de hablar de lo que –al igual que su madre- ama hacer: actuar.

No hacía ni dos horas que habían dado fin a un intenso día de grabación. Pero Leal es su primera película juntas, y la alegría de compartir escenas de un guión cinematográfico supera cualquier tipo de cansancio. "Lo más importante que le dije fue que, a la hora de actuar, busque transmitir verdad. Que no se preocupe por actuar, sino por sentir", cuenta Andrea sobre el consejo que dio a su hija antes de que iniciar rodaje.

¿Y quién más indicada para orientar a Josefina en su primer papel de cine? Andrea lleva años interpretando personajes ante una cámara, en la pantalla chica, y en la grande también. Y hoy, sus inolvidables escenas junto a Guillermo Francella en Poné a Francella, su ocurrente participación en la comedia Son amores, su recordado protagónico en Los Roldán, su increíble costado villano en Los exitosos Pells y en La dueña y, hasta su inconfundible actuación en películas como El ciudadano ilustre y Desearás al hombre de tu hermana, le dan carta blanca para enseñar a su hija sobre el oficio.

Curiosamente, Fini (20) no eligió la actuación por los pasos que siguió su madre, sino más bien tras haber estudiado un año de la carrera de cine. "Pasé por muchas carreras, en realidad. Egresé en el 2014, hice Cine en el 2015, en el 2016 ingresé a Música (tocaba la batería) y, desde este año sigo Ciencias Ambientales", cuenta.

Y continúa: "Había ingresado a Cine gracias a una prima que estudiaba la carrera. Al principio me enganché pero, a mitad de camino, me di cuenta de que me gustaba estar más adelante de la cámara que detrás. En Cine teníamos prácticas de rodaje y hacía de asistente de arte, pero no disfrutaba tanto como cuando mis amigos de la facultad me pedían que actúe en sus cortometrajes".
En Leal hacen de madre e hija, y aunque no pueden revelar las características de sus personajes, adelantan un aspecto importante de la trama. "María José, el personaje de Fini, es mi hija, y va a ser un instrumento muy importante para conseguir lo que quiero. La uso", comenta Frigerio.

La película, producida por Hei Films en coproducción con su par argentina Arco Libre, construye una historia de acción basándose en un tema tan recurrente como real: el narcotráfico. Y aunque no es el género que acostumbran ver (o actuar), les resulta desafiante porque, hasta antes de empezar el rodaje, ambas habían quedado enganchadas con la serie Narcos. "Increíblemente la estuvimos viendo", destaca Andrea. Y la interrumpe Fini: "Me volví adicta, no sé si al género, pero todo lo que tiene que ver con narcotráfico o mafia me fascina".

Perfiles distintos

En varias entrevistas a medios argentinos, Josefina aclaró que tiene "un perfil más bajo que su mamá". Y antes de conocerlas, es fácil darse cuenta de ello, ya que un breve recorrido por sus cuentas de Instagram responde a la pregunta de: "¿Quién está más pendiente de sus redes sociales?".

Andrea contesta primero, reconociendo su adicción temporal al celular. "No me gusta tanto pero cada vez estoy más pendiente. Ya me propondré dejarlas de usar tanto. Me gusta publicar lo que me divierte, ya sea sobre la familia o el trabajo. No tengo problema en mostrar lo que hago porque lo comparto con el público y la gente que me quiere", dice.

Fini, por su parte, defiende las conversaciones físicas, cara a cara, y prefiere mantenerse desapegada del mundo 2.0. "Prácticamente, me crié con las redes sociales y aun así nunca las usé mucho. Igual, tengo mis rachas, hay momentos en que me doy cuenta de que me engancho con Facebook e Instagram, pero me pongo límites porque sé que me hace mal a los ojos. Es una sensación rara, me siento como abrumada, entonces inmediatamente necesito salir a ver naturaleza".

“Si quiero saber algo de alguien, no puedo hablar por teléfono, no me sale. Si querés hablar conmigo, y yo con vos, prefiero decir ‘che, juntémonos, ¿dale?’”.

En cambio, cuando buscan informarse sobre lo que sucede alrededor, cada una vuelve a su estilo, a los hábitos de su generación. Mientras que Andrea no desayuna sin el diario impreso todas las mañanas, Josefina recurre a las redes sociales, a las aplicaciones de noticias o, simplemente, al diálogo con sus amigos.

"Igual, cuando veo un artículo en el diario, que creo a Fini le va a interesar, lo recorto y se lo doy. Generalmente, son noticias sobre cine, teatro, ecología o frases de algún pensador, porque le gusta mucho hablar sobre filosofía", recuerda la actriz.

Lo que quedó de la tevé

Andrea Frigerio es conocida no sólo por su sólida carrera como actriz, sino también por su paso como conductora de tevé. De hecho, en el año 99, hizo un programa en Paraguay llamado Viva la diferencia -transmitido por canal 13-, un formato que se exportó de Argentina (donde también era la anfitriona), tras el éxito de su emisión.

En su momento, conquistó a la audiencia de canales como Telefé, América TV y Fox Sports. Es más, actualmente, lo sigue haciendo, pero desde otra plataforma: la online. "Entre dos es una propuesta de La Nación Argentina, donde entrevisto a mujeres de mi país", aclara. Es un ciclo que conduce desde enero, el cual es transmitido por el canal del medio, en internet y cable.

Su experiencia en televisión, tanto como actriz y conductora, le permite opinar sobre el camino que está tomando la producción audiovisual. ¿El potencial ahora está en el cine? "Creo que las producciones independientes están ganando terreno, así como las coproducciones y la unión entre fuerzas de distintos países. Me parece que la televisión está perdiendo su lugar porque hay muchos otros medios con los que tiene que compartir contenidos", destaca.

Y prosigue: "¿Sabés cuándo me di cuenta de que la tevé estaba perdiendo fuerza? Cuando mi hija me dijo: 'Sacame la televisión del cuarto porque ocupa lugar'. Esos contenidos de los que hablaba están en formatos cada vez más evolucionados. La verdad que uno mira dos años atrás y sí, hay un cambio; uno que no se detiene nunca".