Una eventual mayo­ría de 24 senado­res opositores al Partido Colorado hacen futurología y anuncian que impondrán su voluntad sobre la decisión mayori­taria de sus mandantes, los electores. El senador libe­ral Miguel Abdón Saguier días atrás señalaba que los ex presidentes no pue­dan jurar como senadores electos por votación popu­lar, aunque en el pasado sí estaba de acuerdo.

En la campaña electoral del 2018 participan como candi­datos para la Cámara Alta los ex presidentes Horacio Cartes, Fernando Lugo y Nicanor Duarte Frutos.

El ex sacerdote y ex mandata­rio paraguayo fue habilitado para ser senador activo tras un fallo de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), anunciado a mediados del 2012 por el entonces presidente de la CSJ, Víctor Núñez.

El senador liberal Miguel Abdón Saguier, de manera reiterada y enfática, en el 2011 mantenía firme su postura de que el ex presi­dente Nicanor Duarte Fru­tos y senador electo en ese momento sí debía jurar como parlamentario activo. "Porque los mandatos (de los electores) se cumplen y no se cuestionan", afirmaba sin ruborizarse en declaracio­nes a Radio Cardinal.

La contradicción es el único concepto aplicable a las bamboleantes posturas del senador liberal. Mien­tras en el 2011 era válido el juramento del ex mandata­rio Nicanor Duarte, como senador electo, en el 2018 ese panorama no es válido en el caso de Horacio Cartes.

La incompatibilidad de pen­samiento de Abdón Saguier solo es la ratificación de que los intereses persona­les están a flor de piel en la campaña electoral, incluso por encima de la voluntad popular. El temor se acre­cienta cuando la oposición percibe que su capacidad de obtener resultados significa­tivos para el Senado no cobra firmeza.