El fiscal Juan Manuel Ledesma analiza la posibilidad de centrar sus investigaciones en un supuesto caso de coacción, considerando que los abogados de Leo Rubin, candidato a la Vicepresidencia de la República por la alianza Ganar, habrían visitado a María Amelia Flores para presionarle que no hable del tema. "Esta representación fiscal se encuentra analizando la procedencia de ampliar una investigación por el hecho de coacción. Según la mujer, un abogado había llegado hasta la comunidad para pedirle que no hable", dijo a radio 780AM.

También aclaró que el hecho de supuesto abuso sexual denunciado habría ocurrido en el 2001 y ya estaría prescribiendo. Esta situación hace que se dificulte el inicio de las indagaciones, precisó. Mencionó que la mujer, quien denunció a Rubin por violación y que fruto de ese hecho nació una criatura, manifestó también su temor a que le saquen a su hija luego de realizarse la prueba de ADN, razón por la cual se negó a someterse al procedimiento.

El abogado Jorge Bogarín, representante legal de Rubin, al referirse a la posibilidad de una coacción, dijo que no es su estilo de trabajo. "Nosotros negamos absolutamente todo eso, no es nuestro estilo de trabajo y vamos a ponernos a disposición del fiscal", manifestó.

Señaló igualmente que "resulta llamativo que el hecho se conozca 18 años después y a días de las elecciones, siendo Leo (Rubin) candidato a la Vicepresidencia de la República" y aseguró que lo denunciado, "de ser cierto, es bastante grave, pero si resulta ser falso, igualmente es muy grave".

Aseguró, sin embargo, se están tramitando varias diligencias con el objetivo de aclarar todos los aspectos relacionados a la situación planteada.