Presidentes de partidos de la oposición se presentaron ayer ante la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA) para denunciar y poner a consideración los últimos hechos ocurridos en el país, que dejaron como saldo la muerte de un joven dirigente liberal, el sábado.

El representante del Partido Democrático Progresista (PDP), Rafael Filizzola, manifestó en conferencia de prensa que el objetivo de la nota presentada al secretario general de la OEA, Luis Almagro, fue para solicitar que una misión llegue al país, según señala el artículo 18 del organismo, para que evalúen la situación actual del Paraguay, ante los hechos ocurridos "tras el quiebre de la democracia".

Además apelaron al Consejo Permanente de la OEA para que concrete alguna mediación o pronunciar una serie de recomendaciones para el Paraguay. Para ello, los presidentes de la oposición: Efraín Alegre (Partido Liberal Radical Auténtico), Josefina Duarte (Partido Revolucionario Febrerista) y el mencionado Filizzola pusieron a conocimiento varios sucesos ocurridos desde el martes como de la tarde-noche del viernes y la madrugada del sábado.

Filizzola indicó que si el Gobierno paraguayo no responde a las recomendaciones que posteriormente puede recibir por los sucesos ocurridos tras la creación de un "Senado paralelo" que aprobó el proyecto de la enmienda. "Habrá sanciones en caso de que el Gobierno persista en los abusos", aseveró el presidente del PDP, invocaron los artículos 19 y 20 de la Carta Democrática del organismo.