Con el Teatro Munici­pal Ignacio A. Pane colmado, con aplau­sos y de pie el público agra­deció la puesta en escena de la obra inédita sobre la vida y muerte de María Felicia de Jesús Sacramentado, la futura beata del Paraguay. Si bien la representación no fue hecha por profesionales de las artes escénicas sino por estu­diantes de diversos colegios, la esencia de la obra fue mos­trar la vida, obras y la muerte de la futura beata paraguaya, cariñosamente llamada Chi­quitunga, por lo que no se uti­lizaron muchos elementos, sino los básicos para dar el mensaje.

Del estreno de la pieza tea­tral participaron familiares cercanos como las herma­nas y sobrinos de María Feli­cia, además de autoridades y miembros del clero nacio­nal. Las entradas para las dos únicas funciones se vendie­ron con antelación y están agotadas.

Jazmín Pavón, estudiante del 1º Año de la Media del colegio Silvio Pettirossi de Luque, encarnó a Chiquitunga.FOTO: C.N
Jazmín Pavón, estudiante del 1º Año de la Media del colegio Silvio Pettirossi de Luque, encarnó a Chiquitunga.FOTO: C.N

La niña Mía Alvarenga, de 7 años, alumna del colegio Eugenio A, Garay hizo el papel María Felicia cuando era pequeña, mientras que la joven Jazmín Pavón, estu­diante del 1º Año de la Media del colegio Silvio Pettirossi de Luque encarnó a Chiqui­tunga en el resto de la obra que estuvo compuesto por un elenco de 80 personas, más otras 40 ayudando detrás del telón.

La obra fue escrita y diri­gida por la arquitecta María Teresa de Martínez, quien no solo tomó el diario íntimo de Chiquitunga para dar vida a la obra, sino además los tes­timonios que forman parte del proceso de canoniza­ción que está en Roma. Tras la última actuación que será esta noche, la representación recorrerá el interior del país, a fin de encender la devoción hacia María Felicia en Encar­nación, Ciudad del Este, Con­cepción y otras ciudades del interior, según explicó María Yolanda Moreno.

En algunos pasajes se vio el trabajo solidario de Chiquitunga en el Hospital de Clínicas.FOTO: C.N
En algunos pasajes se vio el trabajo solidario de Chiquitunga en el Hospital de Clínicas.FOTO: C.N

Para la representación se usaron fotos de las casas en las que vivió Chiquitunga, tanto en Asunción como en Villarrica, así como también imágenes del Sagrario de diversas parroquias en las que habitualmente María Felicia hacía Adoración al Santísimo.

Algunas de las escenas vis­tas en la obra representa­ron los dichos y hechos de Chiquitunga con miem­bros de la Acción Católica, en el Colegio Nacional Pre­sidente Franco, donde cul­minó sus estudios como pro­fesora normal, sus visitas a los más desprotegidos, su trabajo solidario en el Hos­pital de Clínicas y también sus años en el Monasterio del Carmelo, en Asunción.

Entre escenas, docenas de bailarinas danzaban con gra­cia y también se vieron frag­mentos de dramatizaciones hechas en Villarrica, tanto en las calles como en el Club Por­venir, proyectadas en videos.

Representaron los dichos y hechos en el Colegio Nacional Presidente Franco, donde culminó sus estudios.FOTO: C.N
Representaron los dichos y hechos en el Colegio Nacional Presidente Franco, donde culminó sus estudios.FOTO: C.N
Entre las escenas, docenas de bailarinas danzan con gracia durante la representación.FOTO: C.N
Entre las escenas, docenas de bailarinas danzan con gracia durante la representación.FOTO: C.N