• POR CAROLINA VANNI
  • Enviada especial
  • carolina.vanni@gruponacion.com.py

Las drogas, la violencia, la mentira, el engaño, como formas utiliza­das para huir del amor fueron algunos de los temas abor­dados en su homilía, por el obispo de Encarnación, mon­señor Fernando Pistilli, en la celebración de la víspera de la Inmaculada Concepción, cuya festividad se conme­mora en la fecha.

El tema desarrollado durante la celebración de ayer fue: "Jesús llamó a los jóvenes a amar a Dios, a sus herma­nos y hermanas y a la natu­raleza", ocasión aprovechada por el obispo para criticar las adicciones que afecta a la juventud y en las escuelas, donde ya se venden drogas.

"Hoy vivimos afectados por muchas cosas que nos tienden a la huida del amor y sabemos que nos afectan a todos, pero especialmente a la juventud: las adicciones, la violencia, la mentira, el placer sin hori­zontes y sin sentido, las apa­riencias. Estas son huidas porque nos hacen escapar al verdadero amor", dijo.

Se refirió al aumento de la violencia, no solo en las calles, con asaltos y pandi­llas, sino además de los gru­pos radicalizados, el bullying y el maltrato, incluso entre compañeros hacia los menos favorecidos. "Si uno es más fuerte su misión en la vida no es abusar del otro, sino cuidar del otro, protegerlo", aseveró.

Muchos fieles asistieron para escuchar el mensaje de los obispos en la fiesta de la Virgen.FOTO: PÁNFILO LEGUIZAMÓN
Muchos fieles asistieron para escuchar el mensaje de los obispos en la fiesta de la Virgen.FOTO: PÁNFILO LEGUIZAMÓN

La mentira, la traición, las coimas son formas de huir del amor, manifestó el religioso, quien abogó porque se pro­teja al ambiente juvenil para construir espacios para que ellos sean seguros. "El ver­dadero amor está comprome­tido con la justicia, la verdad, con lo que es correcto y no se deja seducir por el engaño y la mentira, que solo hacen daño", indicó.

Criticó también la búsqueda del placer, sin el compromiso ni responsabilidad, que lleva a huir del amor personal y de las relaciones duraderas. "Cuando el cuerpo se separa del espíritu estamos constru­yendo sobre arena. Vivimos en un mundo basado en las apariencias, nos movemos más por lo exterior y descui­damos lo interior", aseveró.

PARA HOY

La misa solemne de hoy, a las 6:00, será oficiada por Ricardo Valenzuela, obispo de Caa­cupé. En la ocasión estará pre­sente el presidente de la Repú­blica, Horacio Cartes.

Pedestal de la Virgen lucirá colores del Vaticano

Este año se utilizarán los colores característicos del Vaticano.FOTO: PÁNFILO LEGUIZAMÓN
Este año se utilizarán los colores característicos del Vaticano.FOTO: PÁNFILO LEGUIZAMÓN

Muy cerca del Santísimo, a un costado del altar prin­cipal y a pocos metros del camerino de la Virgen en la basílica y santuario de la Inmaculada Concep­ción, tres mujeres y un joven se encargaron desde temprano de la ornamen­tación del pedestal en el que hoy la Virgen saldrá a lucir sus mejores galas, ya que es su fiesta patronal.

Los cientos de peregrinos miran los trabajos que se rea­lizan a escasos 10 metros de la fila que busca ingresar junto a la Virgen. Ellos ya perciben el aroma a flor de coco y ven a este grupo de personas labu­rando sin descanso.

Si bien este elemento característico de nuestro país ya fue utilizado hace dos años, en esta ocasión nuevamente será la protagonista de la ornamentación, junto a las orquídeas, para dar forma a un peculiar pedestal.

Como hace 19 años, la señora Teté Llano, en coordinación con doña Nidia de Kennedy, fueron las encargadas de trabajar para que el altar y pedestal de la Virgen de Caacupé luzcan impecable. "Trabajé en la iglesia vieja primero y luego vine a la basílica", dijo Teté e indicó que la preparación inicia con bastante antelación, con el diseño de lo que será el pedestal. "Nunca repeti­mos la forma en que ador­namos a la Virgen", agregó.

Este año se utilizarán los colores característicos del Vaticano, la flor de coco, las orquídeas, pompones, rosas, amarillas y blancas, entre otras. "Mientras Dios me dé vida, seguiré haciendo esto, es emocionante servir a la Virgen. Es algo de nosotros que ofrecemos a la Madre", dijo Nidia.­

Hoy habrá confesiones todo el día

Las confesiones se realizan en la planta baja del santuario.FOTO: PÁNFILO LEGUIZAMÓN
Las confesiones se realizan en la planta baja del santuario.FOTO: PÁNFILO LEGUIZAMÓN

Desde el fin de semana, en la planta baja del santua­rio y basílica de Caacupé habilitaron uno de los salo­nes exclusivamente para las confesiones. Los pere­grinos pueden acercarse a uno de los 10 sacerdotes que están en el lugar, dispersos en diversos puntos.

Este año, uno de los temas más recurrentes de las homi­lías es justamente la reconci­liación con Cristo mediante el perdón de los pecados. "Me siento aliviada y nueva", dijo una peregrina que llegó de Villarrica y aprovechó para confesarse. Indicó que la homilía del mediodía y rezo del ángelus le tocó profun­damente, por lo que decidió reconciliarse con Dios.

Muchos fieles, tras llegar junto al altar de la Virgen, elevar su oración de agra­decimiento, se dirigen a los bancos preparados especial­mente para las personas que desean confesarse.

"La confesión es la recon­ciliación con Dios a través del perdón de los pecados", manifestó el padre Cris­thian Medina e indicó que a partir de hoy se intensifi­can los horarios de confesio­nes, que se extenderán por todo el día, tarde, noche y madrugada. Los peregri­nos que deseen confesarse podrán hacerlo acudiendo a la planta baja del santua­rio, donde está habilitado el confesionario.