Tras la intimación a las autoridades del Centro Familiar de Adoración (CFA) para que den los nombres de las maestras de enseñanza bíblica de la sede de Zeballos Cué, el fiscal Víctor Maldonado imputó a Sandra Beatriz Solís Espinoza (47). La mujer es de nacionalidad argentina y sindicada como la principal sospechosa de haber abusado de la pequeña de 3 años que asistía al centro religioso.

La imputación formulada por el agente fiscal es por los ilícitos de abuso sexual en niños y violación del deber de cuidado o educación, tipificados en la legislación penal. El documento fiscal dice que la imputación es porque la "niña habría sido manoseada en sus partes íntimas por parte de una tía encargada del comedor social Ko'êju, que funciona dentro del predio de la iglesia".

La mujer habría sido citada por el fiscal, tras intimar a la iglesia para que las maestras de estudio bíblico se presentaran ayer ante la Fiscalía de Zeballos Cué. Cuando una de las guías ingresó, la niña que estaba en compañía de su mamá le dijo al oído que la mujer que vio, Sandra Solís, era efectivamente la persona que habría abusado de ella. "Ella es la tía que me tocó", dijo la niña.

Ayer, la madre realizó una ampliación de su declaración testimonial y quedó registrada en el acta de imputación. "La menor sindicó plenamente como supuesta autora a la señora Sandra Beatriz Solís Espinoza, quien fue reconocida por la víctima en sede del Ministerio Público", dice el documento.

El hecho habría ocurrido el 20 de mayo en el centro religioso, ubicado en Silvio Báez y Cuartel de la Victoria de Zeballos Cué. Cuando la niñita contó a su mamá de lo que ocurrió la llevó al Hospital Materno Infantil de Loma Pytã. Los médicos que atendieron a la víctima dieron constancia de que la menor fue abusada. Médicos forenses del Ministerio Público refrendaron lo diagnosticado y dejaron constancia de que habría signos de penetración.