Conmemorando la víspera del día de lucha contra el cáncer infantil, desde la Incan señalan que en promedio se detectan 16 tipos de la enfermedad.

Los casos de leucemia aguda, linfoma no hodking y tumor del sistema nervioso central encabezan la incidencia de los casos más frecuentes. Seiscientos ochenta y seis pacientes –niños, niñas y adolescentes- han pasado en los últimos quince años por el Departamento de Hemato-Oncología Pediátrica del Instituto Nacional del Cáncer (INCAN), revela el Jefe de este servicio, doctor Luis Valdez.

Según detalla el oncólogo pediatra, un promedio de 50 nuevos casos de cáncer infantil se detectan al año en el INCAN. Leucemia aguda, Linfoma No Hodking y Tumor del sistema nervioso central encabezan los casos más frecuentes registrados en este servicio público.

Le siguen Sarcoma de partes blandas, Sarcoma Óseos u Osteosarcomas, Retinoblastoma, Tumor de Wilms, Tumor de células germinales y Sarcoma de Ewin. También se detectan pacientes con Neuromblastoma, Istiositosis, Carcinoma y Hepatoblastoma. Mientras que los últimos lugares ocupan los casos de Melanoma y Tumor Rabdoide.

El cáncer infantil es curable, afirman, pues es poco común en niños. La detección temprana y el correcto manejo del cáncer pueden mejorar el pronóstico del niño y disminuir los índices de mortalidad.

Algunos de los síntomas de alerta son:

  • Epistaxis (sangrado nasal).
  • Aumento de volumen en alguna parte del cuerpo (brazos, piernas, tobillos, abdomen…)
  • Petequias (puntos rojos en la piel).
  • Leucocoria (aparición de mancha blanca en el ojo).
  • Dolor abdominal, articulaciones y huesos.
  • Dificultad para respirar (disnea).
  • Infecciones recurrentes.