El Ministerio Público formuló imputación contra Antonio González, dirigente deportivo vinculado a un esquema de supuesta trata de personas, por las figuras penales de explotación sexual y laboral.

Así confirmó esta mañana la agente fiscal Teresa Martínez, de la Unidad de Trata de Personas, quien también solicitó la prisión preventiva del empresario.

En contacto con la 780 AM, la agente de la Fiscalía explicó que el joven jugador, Bernardo Gabriel Caballero, ratificó en su declaración su denuncia por coacción.

Agregó que otras personas se acercarían a su unidad para radicar otras renuncias contra la misma persona por casos similares. “En la fecha, un juez de la jurisdicción de Luque deberá resolver el pedido de prisión”, acotó.

Una comitiva encabezada por la fiscala Teresa Martínez allanó ayer la sede del Club Rubio Ñu de Luque por supuesta trata de personas. El operativo se realizó luego del escándalo sexual que involucra al supuesto dirigente Antonio Rufino González y al futbolista Bernardo Gabriel Caballero.

La agente fiscal incautó documentos que vinculan a jugadores menores de edad del club. Igualmente se confiscaron teléfonos celulares, películas de contenido erótico y proyectiles de armas de fuego.

El allanamiento se realizó tras denuncias de supuestos casos donde son retenidos en contra de su voluntad dentro del club. Este tipo de hechos no solamente afectarían a futbolistas del club Rubio Ñu de Luque, sino también a otras instituciones deportivas que también serán intervenidos, de acuerdo a la fiscala Martínez.