El empresario Gerardo Stadecker, presunto homicida de su esposa Sabryna Breuer Rodríguez Alcalá, afirmó que la mujer murió por una supuesta sobredosis. Negó ser responsable del homicidio tras ser consultado sobre las marcas de golpizas en el cuerpo encontradas en el cuerpo de la víctima.

Stadecker brindó una declaración testifical ante el fiscal Jean Paul López desde las 11:00 hasta cerca de las 17:00 . En todo momento el acusado negó responsabilidad en el crimen. El acusado aseguró que su mujer sufrió un accidente.

Ante la consulta de los golpes refirió que existió una “discusión” la semana anterior a la muerte de la mujer. Según a su versión "no existieron golpes".

“Yo la encontré tirada. Me imagino que fue por consumo de una sustancia. El golpe en el pecho. Yo no entiendo de donde viene ese golpe. Los paramédicos le hicieron reanimación durante una hora”, expresó.

Afirmó que en el momento en que encontró a la mujer se encontraba en la casa en compañía de mi su hijo y que se trató de "una desgracia". “Lastimosamente fue un accidente. Nunca en la vida le puse un dedo encima ni a ella ni a mis ex novias. Soy un tipo pacífico, no tengo antecedentes, me va bien en la vida”, explicó.

Según Stadecker, al encontrar a su mujer intentó reanimarla en la mañana del domingo 17 de diciembre cuando ocurrió el hecho. “Me acababa de levantar, vino la niñera. Le abro la puerta. Estaba dormida en mi cama. No creo que nadie haya ingresado en la casa. No hay ninguna puerta forzada. Creo que fue una sobredosis. No tengo ninguna marca, ¿donde tiene ella una marca?”, explicó.

Incluso alegó que mantuvo una pelea con su mujer, justificó que repelía los golpes y que no fue responsable de ninguna herida. El sujeto fue más allá al afirmar que el golpe en el pecho pudo haber recibido durante la reanimación realizada por los paramédicos que llegaron en el lugar.

Médico refuta versión del acusado

Sin embargo, el médico Pablo Lemir, indicó que el informe forense revela que la mujer falleció de un certero golpe en el pecho y estrangulamiento. “Es una muerte violenta de origen externo que se caratúla como homicidio. Ella tenía golpes de 8 días y 2 días antes de la muerte”, explicó.

Igualmente el fiscal Jean Paul López afirmó que Stadecker negó en todo momento los hechos por los que se le acusa, pero en la carpeta fiscal en ningún momento Stadecker declaró en su despacho que su esposa sufrió una sobredosis, como declaró ante diversos medios de prensa.

Primeramente el sujeto intentó hacer creer a las autoridades que la mujer falleció a causa de un accidente cerebrovascular. En tanto el forenseconstató hematomas en diversas partes del cuerpo de más de 7 días, de 48 horas y otras del momento del hecho, factores que evidencian una violencia física ejercida en forma sistemática y constante de varias datas.

El agente López imputó a Stadecker por feminicidio y además pidió su prisión preventiva por lo que guarda reclusión en el penal de Emboscada. El sujeto se expone a 30 años de prisión.