Tras recientes denun­cias sobre el ingreso de lechuga de contra­bando en el país, por lo que ayer varios productores del área Central se manifestaron frente al Ministerio de Agri­cultura y Ganadería (MAG), solicitaron asistencia real y asesoramiento técnico de pro­fesionales para paliar proble­máticas futuras. Debe exis­tir un programa que cuente con datos de cuánto es el con­sumo por mes en el mercado local, para que a base de eso se pueda contar con una estrate­gia y acompañada por los téc­nicos, manifestó Marta Ibá­ñez, de Granja Mata Ibáñez.

"No queremos ingenieros de oficinas en las institucio­nes, necesitamos profesio­nales que se acerquen en las producciones y se evalúe lo que está pasando para poder entablar juntos una planifi­cación estratégica y donde todos los productores poda­mos ganar de igual", expresó.

Ante la situación, instó a los productores colegas a cono­cer más a fondo sobre la pro­cedencia de una parte de lo que se está abasteciendo en concepto de lechuga para Asunción y alrededores.

Al respecto dijo al ser a la vez proveedora para varios esta­blecimientos y cadenas de supermercados, que en reali­dad se da una falta de lechuga ya que cuando la misma no abastece con su producción, que en la temporada actual suele ser de 2.000 a 2.500 mazos por día, es que recu­rre a productores de Itauguá que cultivan lechugas hidro­pónicas, al igual que gente de Pirayú o Yaguarón, a los que los además confunden como importados por la calidad de esta variedad.

En tal sentido, explicó que desde la granja requieren al menos de unas 4.000 o 4.500 mazos por día para poder cumplir con los clientes, y que muchas veces cuando se rebusca en la producción de Central no obtiene respuesta, ya que los mismos produc­tores son los que alegan no contar con el producto. Alto Paraná también es una zona de donde se trae lechuga de mejor calidad, que llegan a la capital en camiones refri­gerados hasta el mercado de Abasto y se confunde con lechuga de afuera, agregó.