El economista Elias Gelay, ejecutivo del mercado bursátil local por más de una década, quien accedió a una entre­vista con La Nación, resaltó que la clave fundamental para liderar es la confianza. Él enfatiza que la confianza se construye día a día con los actos y cuidarla es un trabajo difícil y delicado, pues lleva mucho tiempo a veces gene­rarla, y es muy fácil perderla.

Resalta que un buen líder debe ser coherente entre su pen­samiento, sus palabras y sus acciones. Señala que lo más importante es tener una acti­tud de servicio permanente, buscando el beneficio colectivo y no solo el individual. Insta a que la gente se anime a asu­mir compromisos y que el país tenga muchos más líderes.

–¿Cómo inició su vida labo­ral?

–Inicié mi actividad laboral a los 18 años como ordenanza en Banco Unión. Ahí trabajé durante tres años llegando a ser cajero en una sucur­sal. Salí unos meses antes de que se cierre para ir a traba­jar a una empresa de mi fami­lia. Allí estuve como tesorero un tiempo y luego llegue a ser gerente general.

Trabajé allí durante 5 años, y luego se pre­sentó la oportunidad de entrar al mundo de las finanzas e inversiones. Me incorporé a la empresa Inversiones Guaraní que administraba tres fondos mutuos, y donde también se manejaba la casa de bolsa del grupo Velox. Ahí estuve solo 7 meses, pues el grupo tuvo problemas y la empresa se cerró.

En ese momento yo estaba ya casado y con un hijo recién nacido, por lo que fue un desafío importante encontrar nuevamente un trabajo para sostener a mi familia. Por un plazo de 18 meses trabajé como gerente comercial en una com­pañía de telecomunicaciones que prestaba servicios de call center, hasta que surgió la oportunidad de abrir Cadiem Casa de Bolsa con un grupo de amigos, con quienes continúo desde hace 14 años.

–¿Cómo fue formándose profesionalmente?

–Yo soy economista, graduado en la Universidad Nacional de Asunción. Desde que me recibí realicé muchos cursos de capa­citación, tanto en finanzas, inversiones, didáctica univer­sitaria y cursos de desarrollo personal. En el año 2008 tuve la oportunidad de cursar el Máster en Administración de Empresas de la Universidad Católica de Asunción, expe­riencia que realmente me sir­vió mucho para el trabajo que realizo actualmente. Todos los años busco seguir capacitán­dome para continuar apren­diendo en diversos temas.

–¿A qué atribuye el éxito teniendo en cuenta su tra­yectoria?

–Creo que he sido muy ben­decido desde muchos pun­tos de vista. Durante toda mi carrera siempre tuve la opor­tunidad de trabajar con gente que compartió conmigo sus conocimientos de manera muy generosa. Cada expe­riencia laboral que tuve me enseñó cosas muy distintas y variadas, positivas y negati­vas, que me dieron una pers­pectiva bastante amplia. Tuve la bendición de poder formar una empresa con ami­gos y personas extraordina­rias que día a día hacen que trabajar sea un placer. Y sin lugar a dudas, tengo una fami­lia que me apoya de manera constante y que es el combusti­ble que me anima diariamente para seguir avanzando.

–¿Cómo se gana uno la con­fianza?

–Creo que la confianza se va construyendo día a día con los actos que realizamos. Cuidar la confianza ganada es un trabajo difícil y delicado, pues lleva mucho tiempo a veces generar esa confianza, y es muy fácil perderla. Ganar la confianza de la gente implica una responsa­bilidad muy grande.

–En este sentido. ¿Cuál es la clave para saber liderar?

–Una de las tantas cosas que más recuerdo de mi expe­riencia en la maestría era que si bien existen varios tipos de líderes y estilos de liderazgo, el liderazgo basado en valo­res siempre resulta ser el más fuerte, porque genera esa "con­fianza" en las relaciones. Un buen líder debe ser coherente, entre su pensamiento, sus palabras y sus acciones. Por otro lado, creo que también es importante tener una actitud de servicio permanente, bus­cando el beneficio colectivo y no solo el individual.

–¿Cómo debe uno tratar a su equipo?

–Creo que lo que la gente más valora es el respeto y la hones­tidad en las relaciones. Tener conversaciones con estos dos elementos puede garantizar que exista confianza mutua, y de esa forma se pueden lle­var adelante cualquier tipo de relación, tanto laboral como personal. Un equipo comprometido y que trabaja en un ambiente de confianza mutua, es capaz de realizar y alcanzar cualquier meta que se proponga.

–Dicen que uno debe ser ejemplo a seguir para su equipo. ¿Qué opina al res­pecto?

–Como decía anteriormente, el líder debe ser coherente en todo momento, por lo cual no puede pedir o sugerir algo que él mismo no hace. Los líderes deben inspirar a los equipos de trabajo, y eso se logra actuando de manera correcta.

–¿Cuál es el mensaje que desea transmitir a los demás?

–Creo que todas las personas pueden ser líderes, en los dis­tintos aspectos de su vida. Me gustaría que la gente se anime a asumir ese compromiso y que tengamos en el país muchos más líderes, que nos involucre­mos y trabajemos todos jun­tos en llevar al país al lugar de desarrollo y prosperidad que se merece.

PERFIL

ELIAS MIGUEL GELAY
ELIAS MIGUEL GELAY

Estado civil: Casado

Hijos: Cuatro

Lugar de trabajo: Cadiem Casa de Bolsa SA y Cadiem Administradora de Fondos

Cargo: Presidente de la Casa de Bolsa y vicepresidente de la Administradora. Desde hace doce años trabaja en el mercado de valores. Ha dictado diferentes cursos y seminarios sobre Bolsa de Valores, Mercados de Capi­tales y Finanzas. Economista egresado de la Universi­dad Nacional de Asunción (UNA). Didáctica Universi­taria de la Facultad de Dere­cho de la UNA. Posgrado en Dirección de Finanzas de la Universidad Americana. Máster en Administración de Empresas por la Universi­dad Católica de Asunción.