Califican de inviable al proyecto y piden que se solucionen los problemas que están atravesando los pobladores y comerciantes de la zona de construcción.

En audiencia con el diputado Dany Durand, de la Comisión de Obras; frentistas manifestaron sus inquietudes y zozobra ante la inminente implementación del Metrobús.“Este sistema no puede funcionar. Es imposible, no hay espacio”, alegó María Eugenia Acosta, representante de frentistas afectados por Metrobús.

Más tarde explicó que no se analizaron los problemas que se presentarán para la ejecución, como la falta de espacio en zona del mercado 4. “Para entrar en Pettirossi, en el mercado 4, en algunos sectores, la calle tiene siete metros de ancho. Ahí se va a prohibir el tránsito a vehículos particulares, solamente va a haber metrobús. Cuántos cientos de comercios hay en Pettirossi, Luis Alberto de Herrera y Antequera”, apuntó en torno al perjuicio económico para comerciantes.

“Para carga y descarga de mercadería se va dar un horario preferencial a partir de las 20:00. Van a haber cientos de camiones cargando y descargando mercadería. Unos detrás de otro en el carril del metrobús. O sea, el metrobús no va a poder circular hasta que se despeje su carril, estarán hasta cuatro horas esperando. Esto demuestra que es inviable. Este sistema no puede funcionar. Es imposible, no hay espacio”, argumentó la frentista afectada a La Nación.

Frentistas se reunieron con el diputado Dany Durand. Foto: Gentileza.
Frentistas se reunieron con el diputado Dany Durand. Foto: Gentileza.

Por otro lado, resaltó que el precio tampoco es admisible en la clase media. “¿Quién va a pagar ocho mil guaraníes?, nuestra gente no está en condiciones de pagar”, enfatizó Acosta.

En cambio, Santiago Monti, otro de los frentistas afectados con la obra, puntualizó la pérdida económica y la falta de rigor a la hora de realizar este proyecto. “Nosotros desde un primer momento estuvimos preocupados por la forma en que se estaba llevando adelante, porque no había un proyecto ejecutivo y se estaba construyendo sin haber comprado o expropiado a ningún frentista propietario. Entonces es como construir en un terreno ajeno”, expuso acerca del manejo poco serio.

Varios problemas y promesas incumplidas

Del mismo modo, señaló que no cumplieron con el plazo prometido y son los comerciantes los que finalmente “pagan los platos rotos”. Cabe mencionar que algunos frentistas ya se mudaron de la zona y tuvieron que indemnizar con millones de guaraníes a sus empleados, ante la pérdida económica que significa el hecho de que los clientes dejen de circular por la avenida Eusebio Ayala.

“Ellos nos prometieron que iban a estar frente a nuestros negocios de dos a cuatro meses. Sin embargo, hoy están a 15 meses y la obra no está construida ni un kilómetro. No hay avance. Eso es no tener consideración por los que han invertido sobre esta avenida. No tenés como salir de tu casa, ¿qué hacés si tenés ancianos?. Hay gente trabajando y transitando en medio de la obra. No existe fiscalización y eso nos preocupa. En vez de hacerse en cuatro meses, se va a hacer en cinco años. Queremos que se haga un reestudio del proyecto”, sostuvo Monti.