Buenos Aires, Argentina. AFP.

La justicia argentina ordenó el desafuero y arresto de la ex mandataria y senadora Cristina Kirchner por presunto encu­brimiento de iraníes acusa­dos por el atentado a una mutual judía que causó 85 muertos en 1994, informó este jueves la agencia de noti­cias estatal Télam.

Kirchner, que acaba de asu­mir su banca como senadora, electa en las legislativas de octubre, deberá ser sometida a un proceso de desafuero en el Congreso para lo cual se requiere que el gobierno del presidente Mauricio Macri incluya ese pedido en una con­vocatoria a sesiones legislati­vas extraordinarias.

La orden la dictó el juez Carlos Bonadio que también ordenó el arresto de varios ex funciona­rios kirchneristas, entre ellos el ex canciller Héctor Timer­man, a quien por su delicado estado de salud se le concedió el beneficio de la domiciliaria, según la prensa.

En octubre pasado, Kirchner (2007-2015) se presentó ante el juez para rechazar por escrito las acusaciones en su contra.

La causa fue abierta a raíz de una denuncia del fiscal Alberto Nisman presentada cuatro días antes de morir, el 18 de enero del 2015.

Nisman fue hallado con un dis­paro en la cabeza en su depar­tamento de la capital argen­tina en una muerte que aún se investiga.

Bonadio investiga a Kirchner por traición a la patria o encu­brimiento agravado por haber firmado en el 2012 un pacto con Irán, que buscaba poder inda­gar en Teherán u otro lugar convenido a ex altos funciona­rios iraníes acusados del aten­tado a la AMIA.

"Es un gran disparate jurídico. El objetivo de esta persecución judicial es atemorizar a los dirigentes de la oposición en el Parlamento. Quieren a un Par­lamento sumiso", había dicho la senadora a la salida de los tri­bunales.

ARRESTO DE EX SECRETARIO

Este jueves por la mañana también fue arrestado en su casa de Río Gallegos, en la provincia austral de Santa Cruz, el ex secretario de Legal y Técnica de la ex presidenta, Carlos Zannini, mano dere­cha de Kirchner.

El magistrado encausó ade­más, sin prisión preventiva y con prohibición de salir del país, al ex titular de la Agen­cia Federal de Inteligencia, Óscar Parrilli, y al dirigente social kirchnerista Luis D'Elía, además del lobbista y mili­tante islámico Jorge Alejan­dro "Yussuf" Khalil y el ex líder de Quebracho Fernando Esteche.

Bonadio comenzó una ronda de indagatorias el 17 de octu­bre, fecha en la que declaró el ex canciller Héctor Timer­man, y terminó el 26 de ese mes con la declaración de la ex presidenta.