Beirut, Líbano. AFP.

Rusia advirtió ayer que los aviones de la coalición internacional dirigida por Estados Unidos serán considerados "objetivos" en Siria, y suspendió su canal de comunicación con Washington para prevenir incidentes aéreos tras el derribo de un caza sirio por fuerzas estadounidenses.

Rusia está implicada militarmente junto al régimen sirio de Bashar Al Asad, mientras que EEUU apoya y arma a una alianza árabo-kurda rival y a rebeldes sirios. Ese canal de comunicación entre los dos países fue establecido en octubre del 2015 para prevenir conflictos entre las diferentes fuerzas que operan en el espacio aéreo sirio. El derribo, el domingo, del avión sirio y la advertencia de Moscú complican aún más el conflicto y elevan el riesgo de escalada, en momentos en que EEUU y sus aliados en tierra intentan expulsar al grupo Estado Islámico (EI) de su feudo en Siria, Raqa.

El Ministerio de Defensa ruso acusó a EEUU de no haber utilizado el canal de comunicación con Moscú antes de derribar al avión sirio cerca de Raqa. "Los aviones y drones de la coalición internacional localizados al oeste del Éufrates serán seguidos por los instrumentos aéreos y terrestres de defensa antiaérea rusa y considerados como objetivos", anunció el Ministerio de Defensa ruso, ayer. Washington justificó el derribo alegando que el avión sirio bombardeó a las fuerzas que apoyan en la lucha contra el EI.

Además, el derribo se produjo en tanto estallaron el domingo inéditos combates entre las tropas del régimen y las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), la coalición árabe-kurda apoyada por EEUU que trata de retomar Raqa de manos del EI. Irán, aliado junto a Rusia del régimen de Damasco, disparó el domingo misiles de medio alcance contra objetivos del EI en el este de Siria.

Peligroso espacio aéreo

Moscú dispone en Siria de sistemas de defensa antiaérea S-300 y S-400, y decenas de aviones militares que operan en apoyo del régimen de Damasco.

La prueba de lo compleja que es la guerra en Siria está en el espacio aéreo de este país, saturado de aviones del régimen, de Rusia, de la coalición internacional y, a veces, hasta de la vecina Turquía. Este riesgo de escalada se produce en un momento en que las tropas sirias se hallan peligrosamente cerca de las zonas controladas por fuerzas que apoya EEUU, en especial las FDS.