El fiscal de Filadel­fia, Juan Manuel Ledesma, se consti­tuyó en un establecimiento ganadero ubicado en Fortín Florida, Alto Paraguay, cuyo propietario es Hans Enss Frissen y constató la desapa­rición de 177 vacunos, por lo que investiga el hecho puni­ble de abigeato. La denun­cia se había presentado en noviembre del 2017.

El representante del Minis­terio Público señaló que "se realizaron varias diligencias investigativas y esta repre­sentación fiscal se trasladó nuevamente hasta el estable­cimiento ganadero en com­pañía de efectivos policiales de la brigada antiabigeato y el denunciante. Allí se procedió al arreo de vacas y vaquillas y se pudo constatar nueva­mente el faltante de los ani­males", expresó Ledesma.

Explicó también que "en la primera constitución que se hizo en el año 2017 ya se había constatado el faltante, sino que en dicha ocasión se hizo una denuncia genérica. Sin embargo, el dueño del estable­cimiento aclaró que los ani­males que desaparecieron son vacas y vaquillas, por lo que se procedió al arreo de las mis­mas y se pudo comprobar efec­tivamente que desaparecieron los animales". Indicó, además, que en el procedimiento Hans Enss refirió ante el Ministe­rio Público que no cuenta con un administrador y que el con­trol de la cantidad de animales lo realiza con el reporte que le brindaba su capataz.

CAPATAZ

Como principal sospechoso del hecho surge el ex capa­taz Andrés Acosta González, quien ya en su momento fue convocado a prestar decla­ración indagatoria, pero el mismo se abstuvo de brindar su versión sobre lo ocurrido.

El abogado Jimmy Parris, representante legal del gana­dero, señaló que su represen­tado sufrió un perjuicio de más de G. 650 millones por la desaparición de 177 cabe­zas de ganado. Añadió que el hecho también ya fue comu­nicado por el afectado a la Comisión de Lucha contra el Abigeato y el Control de Trá­fico de Ganado (Colcat) de la Asociación Rural del Para­guay (ARP).