La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia con­firmó al fiscal Yoan Paul López para que siga al frente de la investigación del homi­cidio del joven Mauricio Bení­tez, quien falleció a raíz de un disparo que realizó uno de los guardias de la empresa Moni­tal (Protek).

Asimismo, en la presente causa están imputados los guardias de la citada firma de seguridad Julián Benítez y Óscar Tomás Blanco. Tam­bién están llamados para res­ponder ante la Justicia los directivos de la mencionada empresa, Luis Fretes y José Joaquín Castillo, quienes días atrás fueron beneficia­dos con medidas alternativas a la prisión.

Por su parte, la querella, representada por el abogado Federico Campos, apeló las medidas impuestas a Fre­tes y a Castillo. Ahora será la Cámara de Apelaciones la que deberá resolver si revoca las medidas y ordena la prisión de los dos ejecutivos o no.

La fiscala Claudia Penayo de forma llamativa había solici­tado el cambio de calificación del crimen a delito para luego pedir medidas alternativas a la prisión para los dos impu­tados. Esta determinación le costó una denuncia ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados.