Tras más de 48 horas del plagio del niño de 11 años de su residen­cia en Pedro Juan Caballero el domingo pasado, la Poli­cía Nacional logró rescatarlo sano y salvo durante un exi­toso operativo, que resultó en la detención de un hombre. No se pagó rescate.

Ayer, en horas de la tarde noche, efectivos de la Poli­cía allanaron una preca­ria vivienda ubicada sobre la calle Toledo, en la perife­ria de Pedro Juan Caballero, donde se encontraba retenido el menor y detuvieron al hom­bre que se encontraba en el lugar. Se trata de Sirilo Brítez Benítez, de 18 años, sin ante­cedentes policiales.

El subcomandante de la Policía Nacional, Bartolomé Báez, confirmó que se trató de un rescate y no de una libe­ración. "No se realizó ningún pago, se allanó la casa donde estaba el menor y se detuvo a la persona que se encontraba con él. Fue un rescate, no una liberación", reiteró.

El menor fue inspeccionado por un médico y asistido por un psicólogo tras ser liberado. Posteriormente, se reencon­tró con sus familiares.

CONTINÚAN PESQUISAS

Para los investigadores, aún falta aprehender a más invo­lucrados en el plagio, por lo que en las próximas horas se esta­rían realizando más procedi­mientos. El comandante de la Policía Nacional, Luis Carlos Rojas, en contacto con la 970 AM había señalado ayer que las investigaciones iban "por buen camino" y que había designado al comisario Gilberto Flei­tas al frente de las pesquisas.

ANTECEDENTES

Los secuestradores, de acuerdo a los investigadores, exigían unos 400.000 reales (G. 600 millones) para libe­rar al menor. El lunes con­tactaron con la familia uti­lizando el idioma portugués y exigieron el monto men­cionado más arriba como rescate.

El ministro del Interior, Lorenzo Lezcano, había manifestado que era "llama­tivo" cómo se realizó el plagio del niño, considerando que los malvivientes llegaron a la residencia de la víctima sin vehículo y llevaron al niño en el automóvil de la familia. Esta arista hizo suponer a los investigadores que los delin­cuentes en principio ingresa­ron a la residencia con inten­ciones de perpetrar un asalto domiciliario y al no encontrar lo que buscaban secuestraron al menor.