La imprenta Mercurio, manejada por "Miky" Zaldívar, esposo de Natalia Zuccolillo (directora de Abc Color), soporta un duro golpe para sus ingresos luego de 14 años de buenas ganancias.

El cuadro comparativo de lo que generó Mer­curio S.A., mes a mes, entre el año pasado y este, revela la notable disminu­ción en los volúmenes de fac­turación de la empresa de los Zuccolillo con Tabacalera del Este (Tabesa). Los números expuestos por nuestro diario, proveídos por la misma taba­calera, delatan la doble moral del clan Zuccolillo, que por un lado pone en duda la legalidad del negocio, y por el otro, se queda con cerca de US$ 100 millones gracias al acuerdo comercial con el Grupo Car­tes. A esto se suma que tam­bién se reveló el modus ope­randi del empresario Aldo "Acero" Zuccolillo, quien utiliza su medio para "con­quistar" negocios que son de su agrado o ejercer presiones para mantenerlos.

La imprenta de Abc Color, actualmente manejada por Miguel Angel "Miky" Zaldí­var, esposo de Natalia Zuc­colillo, directora periodís­tica del diario ABC Color, soporta después de 14 años un duro golpe de uno de sus principales socios comer­ciales como es Tabacalera del Este (Tabesa), debido a la disminución en el volumen de impresión de las cajeti­llas, a raíz de los problemas técnicos que inciden direc­tamente en la calidad de los productos.

La caída en los niveles de facturación registrada luego de más de una década de buenas relaciones comer­ciales con el Grupo Car­tes, despertó la ira del clan Zuccolillo, que una vez más utilizó su medio de comu­nicación para instalar una campaña en contra de una de las tabacaleras con la que opera (Tabesa), a fin de "for­zar" de vuelta el buen rela­cionamiento que le permita seguir generando los niveles de ganancias.

SITUACIÓN DIFÍCIL

La presión del clan Zucco­lillo en mantener el nego­cio se da, entre otras cosas, debido a que desde diciem­bre del 2015, el diario ABC Color tuvo que verse obli­gado a dejar de lado la publi­cación en portada de la tirada verificada, es decir, contar la cantidad de diarios impresos, fruto de la situa­ción difícil por la que atra­viesa la prensa escrita papel en general.

A esto también se suma que el grupo Zuccolillo ha incur­sionado en el rubro radial y recientemente en el tele­visivo por cable, dentro de su política de expansión de medios, por lo que durante los 14 años que operó armo­niosamente con la tabacalera del Grupo Cartes le sirvió de oxígeno para hacer frente a los problemas económicos que ocasionalmente pudiera generar su medio.

Un reciente informe emi­tido por gremios vincula­dos al rubro de la publicidad señalan las variaciones que se dieron en las inversiones publicitarias de las empre­sas debido a que ahora optan cada vez menos por la publi­cidad tradicional.

PRESIONES POR NEGOCIOS

Es por ello que para el Grupo Zuccolillo es vital seguir manteniendo esa categoría de segundo eslabón clave en la cadena productiva de la industria del tabaco en el Paraguay, así como seguir diversificando sus inversio­nes en diferentes rubros.

Tal es el caso de que el clan Zuccolillo pegó el grito al cielo cuando el Instituto de Previsión Social (IPS) cerró un ventajoso acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para otorgar un préstamo a la empresa Tigo, ya que vieron un riesgo en la posibilidad de seguir ganando dinero a través de su banco (Atlas) que actualmente maneja US$ 32 millones de los fon­dos jubilatorios de la previ­sional. El diario de Zucco­lillo había emprendido una campaña en contra, ante el temor de que operaciones similares sean exitosas y los bancos, incluidos el de su grupo, tengan menos dis­ponibilidad para manejar los fondos jubilatorios.

Situación similar se dio con el plan de boicotear la concesión, vía licita­ción, a una empresa multinacional para que opere un hotel-casino en la cabe­cera del puente de la Amistad, en la pro­piedad de la Admi­nistración Nacional de Navegación y Puer­tos (ANNP), esto debido a que una de las empresas del clan Zuc­colillo, Inmo­biliaria del Este, había adquirido propiedades en la zona donde se anuncia la instalación de un segundo puente sobre el río Paraná, en la localidad de Presidente Franco.