Senavitat presentó ayer el proyecto de construcción de más de 3.000 departamentos para familias con ingreso medio, que demandará una inversión aproximada de US$ 130 millones. La obra será desarrollada de manera conjunta por el Gobierno y el sector privado.

La Secretaría Nacional de la Vivienda y el Hábitat (Senavitat) presentó ayer el mayor proyecto habitacional estatal del Paraguay. Con una inversión aproximada de US$ 130 millones (aporte público-privado), serán construidos más de 3.000 departamentos que beneficiarán a miles de familias con ingresos medios, que no cuentan con una vivienda propia y que sueñan con tenerla. La idea es que las cuotas no superen los G. 2 millones, pero estas serán fijadas dependiendo del tamaño de cada departamento.
El predio en el que será edificado el complejo está ubicado en la ciudad de Mariano Roque Alonso y anteriormente pertenecía al Instituto de Previsión Social (IPS). En el lugar habían varios “esqueletos” de edificios que fueron preparados para la construcción de apartamentos durante gobiernos anteriores, pero que nunca finalizaron. En el 2015, la Senavitat adquirió 17,8 hectáreas de las 23,5 que tiene el terreno por US$ 6,4 millones, a fin de llevar adelante este proyecto, que hoy ya está en marcha. Con la idea de crear centros comerciales a futuro, el IPS conserva las 5 hectáreas restantes.
En mayo de este año, empezó la demolición de los esqueletos de edificios y en junio la Municipalidad de Mariano Roque Alonso aprobó los planos de loteamiento. Para el desarrollo de la construcción serán destinadas 9,5 hectáreas, que serán distribuidas en 10 supermanzanas, segmentadas en 15 macrolotes con edificios de diferentes alturas, mientras que las 6,3 hectáreas restantes serán destinadas a espacio verde, zonas de recreación y esparcimiento, como calles, bicisendas y la construcción de dos plazas, de las que podrán disfrutar todos los pobladores de la mencionada ciudad.
El emprendimiento, el primero en su clase y uno de los más importantes de los últimos años, será desarrollado conjuntamente por el Gobierno y el sector privado. El Gobierno será el encargado de habilitar el suelo con inversión de infraestructura básica y de reglamentar las condiciones arquitectónicas y sociales de los proyectos inmobiliarios, mientras que el sector privado se encargará de todas las edificaciones proyectadas a través de sus desarrolladores inmobiliarios y lo hará en conjunto con el sector financiero, representado por la Agencia Financiera de Desarrollo (AFD), el Banco Nacional de Fomento (BNF) y otros entes encargados de facilitar las condiciones crediticias para la adquisición de las viviendas.
La Itaipú Binacional aportará US$ 20 millones para la construcción de desagües, alcantarillados e instalaciones eléctricas. Para el segundo semestre de este año, se tiene previsto realizar las licitaciones para las obras de infraestructura pública del complejo, que incluyen redes eléctricas, pluviales, desagües, espacio verde y equipamientos urbanos.
La magnitud del proyecto fue ponderada por el presidente de la República, Horacio Cartes, quien resaltó que “convertirán el símbolo de estancamiento, en el mayor complejo habitacional del país”, mientras que la ministra de la Senavitat, Soledad Núñez, resaltó que lo principal del proyecto es ofrecer a los futuros propietarios un lugar agradable, con aire puro y sin tanta densidad poblacional, en el que puedan vivir confortablemente.

LICITACIONES

El inicio de la obra está previsto para finales de este año y se estima que la primera manzana con departamentos estará finalizada en el 2019. Según publicaciones de La Nación, más de 10 representantes de empresas estadounidenses, europeas y asiáticas, al igual que firmas nacionales, formarían parte de las distintas licitaciones.
Al respecto, Núñez adelantó que las hectáreas destinadas para la construcción serán entregadas a las empresas adjudicadas a través de contratos de fideicomiso, que serán controlados por la AFD. Los departamentos deberán edificarse de acuerdo a parámetros establecidos por la Senavitat y sobre este punto, la ministra reiteró que la construcción deberá ser de calidad, pero adecuada para la adquisición de personas de clase media, asegurando que el costo de las cuotas no deberá superar el salario mínimo vigente (G. 2.041.123).

COSTOS

Los costos de cada departamento y sus respectivas cuotas serán establecidos dependiendo de su tamaño y compartimientos, una vez que los mismos estén terminados. Los encargados de finiquitar este aspecto son la AFD y el BNF.