Por medio de una nota, el jugador uruguayo, Mauricio Victorino, intimó a Cerro Porteño, para que se anule la rescisión de contrato, por el resultado adverso del futbolista en una prueba antidopaje. El zaguero acusa directamente al cuerpo médico del Ciclón, como principal responsable de lo sucedido.

El defensor uruguayo había dado positivo a un prueba de antidoping en junio del año pasado, en un partido ante Nacional. Victorino había pedido abrir el frasco B y el resultado se supo en los primeros días de febrero. La Organización Nacional Antidopaje (ONAD) decidió suspender por 18 meses al zaguero, por consumo de anfetaminas.

Por cláusula de contrato, Cerro Porteño inició inmediatamente los papeleos para la rescisión de contrato, pero para sorpresa del club, el futbolista, a través de su representante legal, Horacio González, pidió la anulación de la rescisión de contrato, ya que según el futbolista, responsable directo de lo sucedido es el club y su cuerpo médico.

El vínculo de Victorino con Cerro era hasta diciembre del 2018, por lo que el litigio es por un año entero de contrato. el contrato ya se rescindió, pero el futbolista exige que se le restituya para no accionar judicialmente.