Por ello, lo que Bugatti mostró en Ginebra es un coche de producción real de un cliente, una de las primeras unidades fabricadas de verdad de este nuevo modelo, cuyas entregas comienzan a nivel internacional precisamente el mismo día en el que abre sus puertas el salón suizo.
El modelo mostrado, tiene su carrocería de fibra de carbono con un color azul que le da un toque aún más exclusivo al ya de por sí muy espectacular aspecto del nuevo modelo de Bugatti.

Bugatti-Chiron-6
Cada detalle ha sido cuidado al máximo y en su acabado interior se juega la combinación entre el color gris de la tapicería con piezas terminadas en color azul de dos tonos diferentes y con las costuras también en tono azul. Y, por supuesto, incluye el velocímetro con un marcador hasta 500 km/h.
Bugatti ha decidido que la producción de este modelo, para mantener su máxima exclusividad, se limitará a solo 500 unidades, de las que algunas serán series especiales y modelos únicos. Ahora que la marca comienza las primeras entregas a sus clientes acaba de anunciar que ya tiene 250 pedidos en firme de otros tantos propietarios que ya esperan su coche tras hacer un completo pedido hasta con los más pequeños detalles de sus gustos.

Datos curiosos

-El escudo en la parrilla central del Chiron cuesta un poco más de 550 dólares y está fabricado en plata
-Cada motor se prueba durante 25 horas a toda marcha
-El sistema de enfriamiento puede bombear hasta 800L de anticongelante por minuto
-El equipo de desarrollo de Bugatti está compuesto por menos de 150 personas, el mismo número de personas conforman a un equipo promedio de F1
-La capacidad máxima de producción en la planta de Molsheim, Francia en donde se produce el Chiron es de apenas 70 unidades por año, en comparación, en la planta de Volkswagen en Puebla se producen 2,065 unidades al día.