El Ministro del Interior, Tadeo Rojas, manifestó ayer tras mantener un encuentro con los miembros de la Comisión Permanente del Congreso, que procederán a sumariar a los policías que hayan cometido agresiones contra campesinos durante el desalojo en Guahory, distrito de Tembiaporã, departamento de Caaguazú.

Para el efecto, Rojas solicitó que todas las denuncias de violencia efectuadas por los agentes sean formuladas ante el Ministerio Público. "Nosotros lógicamente estaremos abriendo sumarios en la medida en que los documentos respecto a las denuncias que fueron difundidas se hagan a través de la Fiscalía", sostuvo.

El planteamiento fue solicitado por el senador del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), Luis Alberto Wagner, quien argumentó que el procedimiento fue irregular partiendo de la base de que al encontrarse menores entre los campesinos debía estar presente un juez de la niñez y adolescencia.

El legislador agregó que durante la intervención hubo hechos de extrema violencia proveniente de los efectivos. "Imaginen lo que hicieron con las mujeres le llevaron en la casa de Jhair Weber, le bajaron en su depósito y allí fueron torturadas. A una de las mujeres que no se quiso bajar le estiraron del pelo y le metieron unas pastillas en la boca. A un niño le rompieron la mano", comentó Wagner.

Señaló también que el objetivo principal se centra en lograr la pacificación en la zona razón por la cual sostuvo que "no vamos a aflojar con el personal policial que sale de las leyes y comete irregularidades y empañan la imagen de la institución", dijo.

Mientras que el presidente de la Comisión Permanente, el colorado disidente, Ariel Oviedo, solicitó que los policías resguarden los 40 lotes recuperados por el Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra, ya que existen denuncias de supuestos daños a los mojones instalados por la institución.