Cubrió durante 25 días el Mundial de Sudáfrica 2010 y por dos meses los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. La periodista del equipo digital del diario La Nación asume un nuevo desafío desde el pasado uno de enero: el rally raid más famoso del mundo.

Por: Micaela Cattáneo

Fotos: Manuel Meza

"Siempre quise que el deporte sea el que me lleve a conocer lugares del mundo", señala Laura Morel (35), enviada especial de nuestro medio para cubrir el Rally Dakar 2017. La aventura arrancó a contadas horas del inicio del nuevo año, una edición que la vivimos de cerca; ya que por primera vez en su historia el rally raid más desafiante del mundo pisó suelo guaraní para su largada número 29.

El Dakar 2017 continúa mañana en su etapa siete, la cual se desarrollará en Uyuni, La Paz. "Es como la mochileada perfecta para mí", comenta Laura, quien -aunque no sea competidora-, debe recorrer todas las fases del evento deportivo hasta llegar a Buenos Aires, donde la final tendrá lugar.

Días antes de la largada, se la veía tranquila, segura y bastante preparada para lo que ella misma llama "una de las mayores coberturas periodísticas" que realizó. Y es que la adrenalina de enviar información al instante no es algo nuevo para ella. En el 2010 fue en representación del portal digital Paraguay.com al Mundial de Sudáfrica para cubrir durante 25 días la mayor fiesta futbolística del mundo. "Quitaba las fotos, hablaba para la radio y el canal, eran seis horas de diferencia con Paraguay; resultó agotador pero fue una experiencia única", recordó.

Y hay anécdotas de aquel Mundial que la siguen sorprendiendo. "Dentro de los periodistas paraguayos que fuimos, era la única que hablaba el inglés. Entonces, si jugábamos contra Italia o Japón, me entrevistaban a mí para saber qué opinaba 'la colega paraguaya' sobre el partido. Fue una experiencia inolvidable porque te ves obligada a hablar en otro idioma y a manejarte de otra manera".

Desde pequeña el deporte la acompañó en sus tiempos libres y demás grande, la convirtió en toda una profesional. "Hace poco me acordé que de niña agarraba la pelota de fútbol y relataba sola mis partidos, tenía una grabadora. Nunca fui relatora y tampoco es que quería serlo, pero tenía 12 años y me divertía así, con una de mis pasiones que es el fútbol", rememoró.

De haber probado el ingreso para Medicina durante dos años pasóa estudiar un curso en el Círculo de Periodistas Deportivos y en el Instituto Juan Ángel Gómez, que se especializa en el área. Hoy, Laura agradece "haberse caído de la hamaca en la que estaba" y poder dedicarse a lo que la hace feliz.

Así como algunos cambios implicaron para ella desprenderse de lo que por años venía haciendo, otros le regalaron saltos grandes, aquellos que te dan la oportunidad de volver a empezar. "Luego de once años en el periodismo, decidí alejarme y fui a trabajar con un familiar en un negocio de venta de ropas. Después de un tiempo, empecé a buscar trabajo como freelance y, en esa búsqueda, fue que encontré una publicidad sobre voluntariado para las Olimpiadas de Río", contó.

"Me registré y jamás pensé que entre 70.000 personas me eligieran. Pasé por tres entrevistas, hasta que en noviembre del 2015, mientras yo estaba como voluntaria en el departamento de prensa de un sudamericano de fútbol, recibí el e-mail de confirmación. Temblaba de la emoción, fue un sueño", agregó.

A la par que volvía a los medios de comunicación, específicamente al equipo digital del diario La Nación -que también había sido su primera experiencia en el periodismo en el 2003-, fue por dos meses a trabajar en la Villa Olímpica de Río de Janeiro, allí donde se concentraban todos los atletas.

Pero a diferencia de un Mundial o de un evento como los Juegos Olímpicos, el Dakar comprende un reto periodístico a todo terreno. "Desde aguantar temperaturas de 15°C bajo cero hasta adaptarme a una altura de 3000 metros sobre el nivel del mar. Yo no voy a estar corriendo pero estoy expuesta a los lugares donde se realiza la competencia y a sus temperaturas", destaca.

"¿Miedo? Para nada", responde días previos al inicio de la competencia sobre la cobertura que hoy ya alcanza su día ocho. "Siempre me gustó mucho el mundo automovilístico, es apasionante. Me voy a arrepentir toda la vida si no lo hago, porque desde que el Dakar se popularizó en Sudamérica y hay paraguayos compitiendo, te atrapa cada vez más", asegura.

Para los colegas que suelen cuestionarse por qué una mujer realiza una cobertura de tal envergadura, ella tiene una respuesta: "Da la casualidad de que Fox Sports, que es el canal oficial del Dakar, tiene como figura representativa a Alina, una periodista. Sensibilidad es una palabra y menos fanatismo es otra. El hombre ve la técnica, mientras que la mujer observa los detalles, tiene una mirada diferente", finalizó Laura lista para hacer camping extremo e ir tras el tramo final de la carrera.