Unos cuatro años atrás la realidad en la industria de la construcción era otra, no obstante a pesar de la coyuntura actual (2016) que denota algunas complicaciones en la oferta, en especial en el precio, las perspectivas para el negocio inmobiliario siguen siendo buenas.

Al parecer, el crecimiento seguirá estable de forma sostenida pero moderadamente al menos para los próximos 2 años, a diferencia del periodo 2012/13 cuando se desató el boom, según Ricardo Ávalos, presidente de Canopy, consultora de servicios integrados para el real estate.

"A diferencia del 2012 y el 2013, el crecimiento de la industria para los próximos 2 años será menor a 1 dígito y se concentraría en algunos segmentos, esto teniendo en cuenta que el principal inconveniente para la dinámica del sector es el precio", comentó el referente.

Al respecto, explicó que si bien no existe una caída real, la percepción es de que sí lo hay, lo cual complica el negocio principalmente al inversor independiente.

Es así que la sencilla razón de que algún inmueble no se alquile o venda es por que no está en precio, acotó.

Alega que existe una gran cantidad de inmuebles y activos inmobiliarios con precios fuera de contexto y posibilidad de venta, lo que resulta en uno de los principales factores de la ralentización o disminución del proceso de venta, lo que a su vez genera una percepción de que el sector esta en problemas.

Por otro lado, resaltó un punto como atractivo al mercado local, ya que construye su propio capital con más del 80% de los activos vendidos en Asunción y sus alrededores.

SOLUCIONES

Ante la consulta sobre alguna solución o recomendación, el experto indicó que sería factible a un largo plazo, ya que primero dependerá de la penetración del conocimiento financiero y en segunda instancia del desarrollo de benchmark o sistema, que dependerá a la vez del estímulo de los principales actores como IPS y Cajubi, dijo.

Avalos agregó que la demanda existe de forma sólida y consistente, pero que el déficit habitacional es amplio, porque las condiciones de infraestructura y de servicios como el tráfico presionan claramente.

Puntualizó que el crédito está disponible, pero que el desarrollador, el dueño del terreno y el sistema financiero no han reaccionado adecuadamente.