José Maciel.[/caption]
José Maciel.[/caption]

Con el objetivo de dar un fuerte impulso a la Ley de "Fomento de la Vivienda y Desarrollo Urbano", Paraguay gestiona ante el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) un préstamo de US$ 30 millones, que se estima, será destinado para los beneficiarios finales y desarrolladores inmobiliarios. Así lo adelantó el presidente de la Agencia Financiera de Desarrollo (AFD), José Maciel.

Agregó que se espera contar con los recursos en el segundo semestre del año 2017, considerando el proceso que aún debe llevarse para acceder a los recursos. La aprobación por parte del BID, la firma con el Gobierno nacional y luego la venia del Congreso Nacional para finalmente obtener los recursos.

"Trataremos de enmarcar las condiciones financieras de plazo y tasa, dentro de la ley que salió recientemente", sostuvo el funcionario.

Ante la exitosa primera etapa de implementación del plan piloto de "Primera Vivienda", el Poder Ejecutivo autorizó el relanzamiento permanente del programa. Así se contempla en el Decreto Nro. 6.180, por el cual se establecen los lineamientos para el financiamiento, a través de un producto crediticio en el que participen la Agencia Financiera de Desarrollo (AFD) y el sector financiero nacional, en coordinación con el Ministerio de Hacienda y el Banco Central del Paraguay (BCP).

RECURSOS</b>
RECURSOS

Para lo que resta de este año y parte del próximo, la Agencia Financiera de Desarrollo (AFD) cuenta con G. 500.000 millones para financiar unas 2.500 viviendas del programa "Primera Vivienda", cuyos valores promedios se encuentran entre G. 250 millones y G. 300 millones.

Con la continuidad del programa se apunta a dar mayor protagonismo al Banco Nacional de Fomento (BNF), para lo cual buscarán estrategias que permita a la banca estatal promocionar aún más el producto crediticio.

FINANCIAMIENTO

El financiamiento del programa piloto finalizó en julio de este año con la canalización de recursos por G. 129.377 millones para un total de 773 operaciones entre compras de viviendas y refacciones.

El programa piloto ya contaba con la garantía hipotecaria de 20 años de plazo y con el producto ya permanente, las personas tendrán la oportunidad de acceder a un préstamo a más largo plazo de hasta 30 años con garantía fiduciaria.